“En Tucumán volvemos a tener una verdadera política carcelaria después de 100 años”

0

El gobernador, Osvaldo Jaldo, visitó en la tarde de este miércoles la localidad de Benjamín Paz, Trancas, donde supervisó el inicio de obras de una penitenciaría en un predio de 170 hectáreas, la cual marcará un hito en la infraestructura carcelaria de Tucumán al ser la primera cárcel construida en 100 años en Tucumán.

,

Con una inversión que asciende a los $5.250 millones aproximadamente y un plazo de construcción de 18 meses, el nuevo penal tendrá la capacidad de albergar, en una primera etapa, a mil reclusos.

“Esto entra en toda la planificación que nosotros tenemos en materia de seguridad en la provincia de Tucumán. Mejorar la seguridad tiene que ver, primero, con el accionar de la policía de nuestra provincia y luego con el acompañamiento de la justicia”, expresó Jaldo durante el recorrido por las obras.

El mandatario estuvo acompañado por el intendente local, Roberto Moreno; el ministro de Seguridad, Eugenio Agüero Gamboa; Marcelo Caponio, secretario de Coordinación Institucional del Ministerio de Obras y Servicios Públicos; el jefe de Policía de Tucumán, Julio Fernández; secretaria y subsecretario de Obras Públicas, Cristina Boscarino y Fernando Baratelli.

También estuvieron presentes los legisladores Enrique Bethencourt, Tulio Caponio, Jorge Yapura Astorga y Dante Loza, y comisionados comunales del departamento Trancas, el presidente de la Cámara de la Construcción, Jorge Garber; el director de la Dirección de Arquitectura y Urbanismo, Alfredo Quinteros y Fernando Torres, director de Defensa Civil.

“Hoy Tucumán, como la mayoría de los distritos de la Argentina, el problema que tiene es el Servicio Penitenciario. Es decir, no tienen cárceles para poner a todos aquellos que violan la ley y delinquen. Gracias la política que hemos fijado, después de 100 años recién se está haciendo una cárcel nueva en Tucumán, después de 100 años se ha tomado la decisión de mejorar la infraestructura carcelaria en Tucumán”, ponderó el mandatario.

En este sentido, Jaldo explicó que “aparte de esta cárcel estamos por empezar dos alcaidías nuevas, una en Las talitas y otra en Banda del Rio Salí con 250 plazas cada una, respectivamente. El año que viene, estimamos tener 1600 plazas nuevas además de Villa Urquiza. Esta es una verdadera política carcelaria, porque no podemos pretender tener seguridad si no tenemos donde alojar a los que delinquen”, y agregó: “también estamos refaccionando otros lugares, como Delfín Gallo que nos permitirá alojar a 150 reclusos. En tanto que en Villa Urquiza estamos mejorando un pabellón que permitirá sumar otras 150 plazas”.

Jaldo explicó que “Villa Urquiza tiene casi 1300 personas albergadas y en las comisarías otras 1000 más pero estas últimas no son para ese fin sino para que la policía pueda desarrollar su actividad. Nosotros necesitamos más policías en las calles y no cuidando presos, rápidamente tenemos que sacar los presos de las comisarías y para eso necesitamos cárceles nuevas y esta es una, en Benjamín Paz”.

Tras destacar el apoyo y acompañamiento del Gobierno Nacional, el gobernador ponderó que “esta es una de las obras más importantes, generará cientos de puestos de trabajos y en la medida que haya un avance de obra seguirá incrementando el personal, que es lo que demanda la gente”.

En tanto que, Agüero Gamboa celebró el “cumplimiento de la palabra que se le ha dado a los tucumanos y sobre todo en una obra tan importante que traerá también tranquilidad. Es una obra emblemática, la gran obra en Tucumán”, dijo y comentó que “se busca que haya un buen espacio para que estén los reclusos y los policías trabajando. Esto es parte del Plan de Seguridad y de Política Carcelaria que llevamos adelante”.

Caponio, destacó que la decisión del gobernador debido a la crisis carcelaria existente llevó a concretar este proyecto en Benjamín Paz. “Hoy en la provincia hay alojadas en las comisarías aproximadamente 1200 personas con prisión preventiva o condena firme y con esto comienza a realizarse una obra muy esperada para Tucumán, para la justicia y para combatir la inseguridad”.

El intendente tranqueño dijo que “esta es una de las obras más importantes en la actualidad en la provincia de Tucumán, producto del federalismo que practican tanto nuestro presidente Alberto Fernández, como nuestro jefe de Gabinete, Juan Manzur, y nuestro gobernador Osvaldo Jaldo. Esto da mucha mano de obra y brinda una solución carcelaria después de 100 años. Es de nuestro agrado recibir esta gran obra que jerarquiza a nuestro pueblo. Se vienen tiempos de igualdad, dignidad y de mucho trabajo en Trancas”.

Por otro lado, el legislador Bethencourt aseguró que “sin ninguna dudas esto tendrá un efecto dinamizador en la zona por lo que significa la obra en sí, la ocupación de mano de obra, por el movimiento de dinero y lo que generará a posterior. Lo que se está haciendo es bienvenido y festejado en nuestro departamento”.

Los trabajos en el predio dieron inicio con la nivelación del mismo para luego montar una planta de hormigón para la construcción de la penitenciaría.

El presidente de la Cámara de la Construcción mencionó durante la recorrida por el predio en Benjamín Paz “el honor y agradecimiento de que el gobernador y la provincia hayan confiado en nosotros. La empresa Haga UTE está integrada por empresas tucumanas y los recursos, todo lo que ven operativamente necesario, es 100 por ciento tucumano. Las empresas locales están totalmente capacitadas para llevar adelante obras de este tipo de envergadura. Nosotros tenemos las mismas respuestas y capital humano que cualquier otra empresa del país”.

Fernando Navas, gerente de Haga UTE, detalló que “actualmente estamos en el orden de 18 equipos de distintas maquinas, en este momento excavadoras, porque estamos en el etapa de las fundaciones de los pabellones que conforman la cárcel que estará compuesta por 8 pabellones y distintos lugares (talleres, escuelas, sectores de culto, sum), todo eso conforma una superficie de más de 18 mil metros cuadrados, más la administración que es donde estará el personal encargado de la cárcel”.

En este sentido, expresó que “en la primera etapa se intervendrán dos hectáreas, donde irá la Unidad 1 y luego están planeadas tres etapas más, pero se hace la infraestructura para el futuro. El proyecto insumirá una mano de obra de 600 personas cuando estemos en el pico de obra”, y agregó: “Esta debe ser la mayor obra pública que se ejecuta en Tucumán”.

Por su parte, el secretario general de la UOCRA, David Acosta, dijo que “esta es una obra muy esperada por los compañeros, porque serán puestos de trabajo genuinos, donde habrá 500 o 600 compañeros activos en un proyecto muy bueno. Apostamos a que esto se concrete y avance según lo esperado”.