Alberto Fernández a Biden: «Ser país anfitrión no otorga la capacidad de imponer un ‘derecho de admisión'»

Para que esto no vuelva a suceder, quisiera dejar sentado para el futuro que el hecho de ser país anfitrión de la Cumbre no otorga la capacidad de imponer un 'derecho de admisión' sobre los países miembros del continente", indicó el jefe de Estado

0

Durante su discurso, el mandatario se mostró muy crítico con el «orden global» que al fijar «reglas financieras evidentemente inequitativas» somete a los distintos países de l continente, que emergieron de la pandemia «como la región más endeudada del mundo en desarrollo».

«¿Por qué padecemos semejantes penurias si nuestra tierra nos ha dotado para producir alimentos y energía como a muy pocas regiones del mundo?», se preguntó Fernández.

«Desde la periferia en la que nos colocan, la América Latina y el Caribe miran con dolor el padecimiento que sobrellevan pueblos hermanos. Cuba soporta un bloqueo de más de seis décadas impuesto en los años de la ‘Guerra Fría’ y Venezuela tolera otro mientras que una pandemia que asola a la humanidad arrastra consigo millones de vidas. Con medidas de ese tipo se busca condicionar a gobiernos, pero en los hechos solo se lastima a los pueblos», sentenció.

Además, el jefe de Estado llamó a trabajar para torcer el rumbo dado por la administración de Donald Trump, a la que calificó como «una política inmensamente dañina para nuestra región». «Es hora de que esas políticas cambien y los daños se reparen», explicó.

En ese marco, recordó que la OEA fue utilizada como «un gendarme» para facilitar el Golpe de Estado en Bolivia. «Si quiere ser respetada y volver a ser la plataforma política regional para la cual fue creada, debe ser reestructurada removiendo de inmediato a quienes la conducen», sostuvo sobre la preidencia del uruguayo, Luis Almagro.

En tanto, también reclamó qula dirección del Banco Interamercicano de Desarrollo (BID) vuelva a recaer en manos latinoamericanas, como dicta la tradición y reclamó «un proceso de capitalización para tener más y mejores medios de financiamiento».

Alberto Fernández también recordó que la intervención del gobierno de Trump ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) «fue decisiva para facilitar un endeudamiento insostenible en favor de un gobierno argentino en decadencia». «Lo hizo con el solo propósito de impedir lo que acabó siendo el triunfo electoral de nuestra fuerza política. Por tamaña indecencia sufre hoy todo el pueblo argentino», continuó.

El Presidente se mostró convencido de que la región está frente a la oportunidad de «una verdadera Asociación Estratégica Común» y sugirió dos ejes de trabajo para el desarrollo equitativo. “Les propongo dos grandes objetivos: organicemos continentalmente la producción de alimentos y proteínas y desarrollemos nuestro enorme potencial energético y de minerales críticos para la transición ecológica”, dijo

«Ante tanta desigualdad, debemos plantear la necesidad de políticas impositivas progresivas, aun cuando las élites domésticas nos presenten como un peligro para la calidad democrática. La renta inesperada que la guerra entregó como un regalo a grandes corporaciones alimenticias, petroleras y armamentísticas debe ser gravada para mejorar la distribución del ingreso», sentenció el mandatario en su intervención.

Por último, pidió aunar los esfuerzos para luchar contra el cambio climático que afecta sobretodo a la zona del Caribe y reafirmó los derechos soberanos de la Argentina sobre las islas Malvinas.

«Debemos construir juntos, en unidad, un renovado humanismo, que, como enseña el Papa Francisco, comience por los últimos, para llegar a todos y todas. Unidos o dominados», cerró, antes de invitar a Biden a participar de la próxima reunión plenaria de la CELAC.

La agenda de Alberto Fernández en Los Ángeles

La jornada de este jueves comenzó con un encuentro con el CEO del gigante informático Google, Sundar Pichai, quien anunció una inversión de u$s1.200 millones para fomentar la transformación digital en América latina.

El jefe de Estado también mantuvo una reunión bilateral con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, con quien conversó sobre una agenda energética común, con la producción de hidrógeno como principal protagonista.

El Presidente participará, más tarde, de una reunión con el secretario general de las Naciones Unidas, el portugués António Guterres.

Finalmente, a las 22:25, Alberto Fernández arribará con el resto de los participantes de la Cumbre a Getty Villa, en Malibú, donde será la cena ofrecida por el presidente de Estados Unidos, Joseph Biden.