El Gobierno no prevé más medidas y apuesta al FMI para frenar el dólar

En la Casa Rosada atribuyen el alza del tipo de cambio y la inflación a la falta de definición en las negociaciones con el Fondo

0

Con un dólar imparable y escaso impacto de las medidas para frenar la inflación, en el gobierno nacional cifran sus expectativas en que un eventual acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) calme los índices fuera de control de la economía. Así lo resumieron a LA NACION fuentes del oficialismo, que descartaron que, en lo inmediato, se tomen medidas extras para controlar la suba de la moneda estadounidense o intentar nuevos caminos para controlar la inflación.

“El acuerdo nos va a permitir empezar a ordenar los números de la macroeconomía y, en ese esquema, una de sus consecuencias será poder empezar a bajar progresivamente la inflación, que es sin lugar a dudas el principal problema a tratar después del Fondo”, detallan en la Casa Rosada, al enfocarse más allá del corto plazo. En diciembre, la inflación trepó al 3,8% y acumuló durante 2021 un 50,9. Fue la segunda más alta desde 1991.

En el Gobierno también apuntan al estado de situación de las agitadas tratativas con el FMI al momento de explicar el recalentamiento financiero. “La negociación está en un momento decisivo, en el cual estos escenarios generales son habituales”, coincidieron ante LA NACION las fuentes consultadas. Y argumentaron que la situación se exacerba por los “intereses”, “tensiones” y “operaciones” que se dan ante escenarios de “incertidumbre” como el que se vive con la búsqueda del acuerdo como telón de fondo. “Es la historia del país”, buscó resumir un alto funcionario del Ejecutivo.

El dólar, a su vez, subió casi $10 pesos en la última semana y cerró el viernes a $219.

En la Casa Rosada consideran que, hasta que se alcance una definición en el acuerdo con el FMI, “no se puede salir a tomar medidas a tontas y locas”.

“Estamos en un momento de definición”, insisten. “Es una negociación y siempre se sabe que los momentos más duros son justo antes de poder firmar, en los que cada parte se pone más dura respecto de sus requisitos”, sostienen.

En el Gobierno suman otro factor para justificar la escalada del dólar: la estacionalidad. Recuerdan que todavía no ingresaron las divisas provenientes de las principales cosechas y todavía hay remanentes de los pesos extras que habitualmente circulan a fin de año, con los aguinaldos y bonos. “Es la lógica de esta época, pero en este momento complica mucho más de lo habitual”, resumen en el oficialismo.

En el Gobierno también hay malestar por el tratamiento de la visita del canciller Santiago Cafiero a Washington, y resaltaron la importancia de que se haya reunido con el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, y cenado con Juan González, asesor del presidente Joe Biden para América Latina. Además, el canciller se reunió con los principales diplomáticos del Departamento de Estado para la región, Brian Nichols, Ricardo Zuñiga y Kevin O’Reilly.

“Solo quedaba Biden más arriba que Blinken para reunirse, pero acá prefiere decirse que la reunión fue un fracaso o que Argentina se volvió con las manos vacías”, detalló enojado un funcionario.

Tras la reunión con Cafiero, el gobierno de Estados Unidos volvió a pedirle al gobierno de Alberto Fernández que presente “un marco de política económica sólido que devuelva el crecimiento al país” para alcanzar un nuevo acuerdo con FMI. “Los viajes se miden no solo por lo que una persona trae o deja de traer, sino también por el impacto de con quiénes se reunió, y en este caso fue realmente muy importante lo que se logró en el viaje de Cafiero, pero prefieren decir que volvió con las manos vacías”, se defienden en el Gobierno.

spot_img