Día del amigo 2021

0

¿De que podríamos hablar hoy sino del Día del Amigo?. En una Argentina confundida, dividida y muy compleja, donde lo anormal se vuelve normal, donde la violencia criminal avanza y cobra nuevas víctimas día tras día, donde los políticos, se lanzan alfilerazos y agravios, donde la inflación se vuelve incontrolable y deteriora visiblemente nuestros ingresos, donde la protesta corta rutas y calles, donde a miles de compatriotas se les impide el regreso, donde la feroz pandemia ya ha cobrado la enorme cifra de 100.000 muertos, y otros problemas de igual o mayor calibre, la celebración de la fecha da paso a uno de los sentimientos más nobles y puros, y muy criollo por cierto, la amistad.   Porque si bien la amistad es universal, los argentinos hacemos un culto de ella y la mantenemos en un lugar de privilegio junto a los sentimientos más nobles de todo ser humano.

Así lo entendía Don Enrique Febbraro, rotario del Club del Once, Buenos Aires, creador y promotor del Día del Amigo que hoy se celebra en muchas ciudades del planeta. Intentando no parecer reiterativo, volveré a relatar su interesante historia:  El 20 de Julio de 1969, el hombre llegaba a la Luna.  Al apoyar por primera vez su pie en el asteroide, el astronauta Neil Amstrong pronunció su célebre frase: “Éste es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Millones de personas en todo el mundo pudieron ver por televisión cómo el pionero avanzaba cautelosamente por la superficie lunar que describía como similar a la de la carbonilla pulverizada.

Febbraro también observaba la pantalla de su televisor y fue en ese momento que se le ocurrió la idea de celebrar el acontecimiento histórico que pensaba, hermanaba a toda la humanidad, estableciendo la fecha como el Día del Amigo. “Escuché que el alunizaje del módulo era un gesto de amistad, desde la humanidad hacía el universo. ¡Ya está, es el día elegido!,» se dijo para sí Febbraro. Hoy, la fecha es celebrada en más de cien países; y en el nuestro, la jornada es propicia para intercambiarnos saludos y reunirnos con los amigos.

Don Enrique falleció el 8 de noviembre de 2008, a los 84 años de edad. Como homenaje a su memoria rescato algunas de sus numerosas citas: «Mi amigo es mi maestro, mi discípulo y mi condiscípulo. Él me enseña, yo le enseño. Ambos aprendemos y juntos vamos recorriendo el camino de la vida, creciendo. Sólo el que te ama te ayuda a crecer»; «Un pueblo de amigos es una Nación imbatible»; “Los únicos consejos valederos, son aquellos que ayudan a conservar y mejorar la amistad y en el deber humano de tener amigos, empezando uno mismo por ser amigo”.  Y respondiendo a José Hernández sostenía que “Un padre que da consejos es un padre, ¡pero jamás un amigo!”.

Y bien vale una aclaración, la costumbre de dirigirme a Ud. como “amigo oyente”, se debe a que a través del micrófono también se genera una verdadera amistad, en este caso virtual. Yo le transmito mi pensamiento, Ud. me escucha y comparte ó disiente con mi opinión, pero con independencia de ello, se va tejiendo un fuerte vínculo, que ojalá perdure en el tiempo.  

Por eso en esta fecha tan especial que hoy celebramos, le expreso a viva voz: FELIZ DÍA DEL AMIGO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here