Cambios en el Gobierno Daniel Scioli prepara su asunción: tres nombres confirmados, agenda con gobernadores y la paz con Sergio Massa

Asume entre lunes y martes en Desarrollo Productivo. Quiere hablar con Sergio Massa para desactivar otra interna en el Frente de Todos

0

Entre las reuniones y las cenas que trazó para despedirse de políticos, empresarios y dirigentes sociales en Brasil, Daniel Scioli avanza en lo que será el equipo que lo acompañará en el Ministerio de Desarrollo Productivo. Todavía sin confirmación respecto a su asunción (sería entre lunes y martes), el saliente embajador en Brasilia se contactó con dos de los secretarios que heredó de la gestión de Matías Kulfas para confirmarles que quiere que sigan en sus cargos.

Se trata de Guillermo Merediz (PyME) y Ariel Schale (Industria), a quienes ya tuvo como funcionarios en la Provincia en su etapa como gobernador. «Los conoce muy bien y aparte le jugaron bárbaro como embajador», explicaron fuentes sciolistas a Clarín. Como contó este diario días atrás, la idea de Scioli era no hacer grandes cambios en el equipo de Kulfas, por lo que fueron los primeros en ser confirmados: el lunes se contactó con ambos.

Algo similar ocurre con la secretaria de Minería, María Fernanda Avila, ex ministra catamarqueña y dirigente de confianza del gobernador, Raúl Jalil. «Va a seguir. Valora mucho lo que hizo en estos meses», confiaron interlocutores de Scioli sobre la funcionaria que Kulfas había designado en diciembre, luego de la salida de Alberto Hensel.

Más allá de la valoración de Avila, su ratificación se explica en buena medida en la intención de Scioli de redoblar el vínculo con los gobernadores peronistas. Del mismo modo que en 2015 el apoyo de las provincias fue fundamental para que Cristina Kirchner lo ungiera como candidato a presidente, el flamante ministro busca profundizar el vínculo que trazó con los mandatarios en estos dos años desde Brasil. «No hubo uno al que no llamara para intentar llevar productos regionales allá», sintetizan.

Según pudo saber Clarín, salvo alguna excepción, el grueso de los gobernadores lo contactaron ni bien Alberto Fernández anunció su designación. Incluso, según cuentan, hubo mensajes de felicitación también desde la oposición.

Con todo, Scioli intentará hacer equilibrio para no generar resquemores en la Casa Rosada, a sabiendas de que en los momentos de mayor tensión con el kirchnerismo, el presidente recurrió a rodearse de los gobernadores como señal de respaldo. Entre quienes sueñan con la reelección de Fernández, contaban para empujar esa movida el scrum que pudieran hacer en su apoyo los gobernadores. La llegada de Scioli, un viejo conocido de esa liga, abre interrogantes a futuro.

Otro conflicto en el horizonte que el flamante ministro quiere desactivar es el vínculo con Sergio Massa. El vínculo se rompió en 2013, cuando el tigrense saltó del kirchnerismo al Frente Renovador y el por entonces gobernador amagó con acompañarlo pero finalmente se quedó en el Frente para la Victoria y fue su rival en la carrera para la Presidencia. La furia de los Massa por aquella decisión política de quien consideraban un amigo creció luego del sugestivo robo que sufrieron en su casa a manos de un prefecto y, a pesar de que responsabilizaban al gobierno de Cristina y al secretario de Seguridad, Sergio Berni, generó una ruptura definitiva. Quedó simbolizada con aquel insulto que le propinó Malena Galmarini cuando se cruzaron poco tiempo después saliendo de los estudios de un canal de televisión: «Con vos todo mal, pedazo de forro”, fue la frase que trascendió.

Ahora, tras la designación de Scioli, desde el massismo levantaron la voz. Massa, incluso, no se encargó de despejar los rumores que dieron cuenta de que amenazó -sin -éxito- a Fernández con dejar el FDT si avanzaba con su incorporación al Gabinete.

Advertido del ruido interno, Scioli le escribió a Massa para acordar una reunión y tender un puente para tratar de desactivar el conflicto. a respuesta del tigrense habría sido positiva: «Quedaron en verse», confía un interlocutor al tanto de los mensajes.

«No tengo ningún conflicto con nadie«, les dijo el todavía embajador a alguien que se sorprendió porque dio el primer paso después de todo lo que se dijo.

«Por supuesto que le mandó un mensaje. Por lo que Sergio representa en el Frente de Todos y porque hay una agenda parlamentaria que deben trabajar juntos. Además se conocen hace muchos años. ¿Cómo no le iba a escribir?«, interpelan en su entorno.

Otro asunto que atender será el vínculo con La Cámpora, la agrupación que acorraló a Kulfas durante sus dos años. En la Provincia, como gobernador, logró esquivar los ataques que tenían como objetivo frenar su candidatura a presidente. «Es otra etapa y ya es otro tipo de vínculo. Los conoce y ellos también saben cómo es Daniel«, relativizan desde el sciolismo. Un dato que puede servir para evitar fantasmas: Scioli no desembarcará con una estructura grande en el Ministerio. Apenas volverá de Brasil junto a sus secretarios privados y Carlos Peralta, asesor en la embajada y ex subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales bonaerense.

Con todo, este viernes en Brasilia, celebraron como «el último gol sobre la hora» el inesperado encuentro que Jair Bolsonaro buscó con Alberto F. en la Cumbre de las Américas: «Logramos una agenda positiva con toda la comunidad empresaria, argentina y brasileña, que superó las diferencias ideológicas».