Firman acuerdo federal por el Fondo Verde del Clima

Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo de Tucumán, participaron de encuentro impulsado por Nación en el que se avanza en la implementación del programa de Reducción de las Emisiones de la Deforestación que implicará un financiamiento de U$D 82

0

Soledad Cantero, jefa de Gabinete del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, encabezó un acto del que participaron autoridades ambientales nacionales, organizaciones internacionales, comunitarias y de la sociedad civil, para dar inicio al programa para la Reducción de Emisiones de la Deforestación durante el período 2014-2016. Por parte del Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Álvaro Simón Padrós, participó la directora de Medio Ambiente, Florencia Sayago.

El encuentro fue realizado en el marco del proyecto de pago por resultados REDD+ de Argentina, marcando el comienzo formal de la iniciativa, que incluye un financiamiento internacional del Fondo Verde para el Clima de USD 82 millones, que serán ejecutados el Ministerio de Ambiente de la Nación junto a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El objetivo del encuentro fue dar a conocer los alcances del proyecto, su estrategia, los arreglos para su implementación, los resultados esperados y las actividades previstas durante su desarrollo.

La primera reunión de la junta del proyecto se realizó en diciembre del pasado año, donde se aprobó el plan operativo anual 2022, además del presupuesto y el marco de resultados de la iniciativa. También fueron firmados los convenios de colaboración técnica para la implementación del proyecto en las 23 provincias argentinas, entre las que se encuentra Tucumán.

Reducción de emisiones derivadas de la deforestación y de la degradación de los bosques (REDD+)

REDD+ es una herramienta de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático cuyo objetivo es reducir las emisiones provocadas por la deforestación y la degradación de los bosques en los países en desarrollo. Su función es impulsar la conservación, la gestión sostenible de los bosques y el aumento de las reservas forestales de carbono en estos países para luchar contra el cambio climático y sus consecuencias a nivel global.