Disparen contra el presidente

0
La interna en la coalición gobernante está al rojo vivo. Ya no se trata de indirectas, sugerencias o consejos, sino que de la manera más cruda desde La Cámpora se dirigen al presidente.

El secretario general de este grupo político, Andrés «El Cuervo» Larroque, quien es a su vez Ministro de Desarrollo de la Comunidad del gobierno bonaerense de Axel Kicillof, dijo que Alberto Fernández no es la figura principal del gobierno, si lo es, la vicepresidenta Cristina Kirchner. Expresó: «Nosotros constituimos esta fuerza, lo convocamos a Alberto y ganamos las elecciones; tampoco es que Alberto se va a llevar el Gobierno a la mesita de luz, eso sería incorrecto. El Gobierno es nuestro».  Además, se refirió a las internas dentro del oficialismo expresando, se han «hecho infinidad de planteos en privado, en los espacios que circunstancialmente se dieron del Frente» y señala que, «traspasados esos límites, no queda otra que visibilizar un debate que tiene que ver con un modelo de país».

Al encabezar un acto en la provincia de La Pampa, el presidente respondió a Larroque: “Yo no soy el dueño del gobierno, nadie es dueño del gobierno, el gobierno es del pueblo y nosotros representamos a ese pueblo” señaló Alberto Fernández, expresando un atributo básico de las democracias.

Claro está que resulta insólito creerse dueño de un gobierno, es como decir el Estado es Nuestro, parafraseando a Luis XIV, que sostenía en plena monarquía absolutista: “El Estado soy yo”.

Cristina aportó lo suyo a la polémica, tuiteó un mensaje que sonó como un disparo contra el jefe de Estado, al decir: “Se puede ser legítimo y legal de origen y no de gestión” Este concepto se alinea con lo expresado por ella durante la Asamblea EuroLatinoamericana, cuando aseguró de forma categórica: “Que te pongan la banda presidencial y que te den el bastón no significa que tengas el poder”.


¿Que buscan o pretenden La Cámpora y el cristinismo con estas declaraciones que sin duda atentan contra la estabilidad del gobierno? ¿Acaso la renuncia de Alberto? ¿Cambiar el gabinete para colocar su propia gente? ¿Reemplazar al presidente en la toma de decisiones? ¿Solamente hacer rodar la cabeza de tres ministros, Guzmán, Kulfas y Moroni? objetivo que persiguen desde hace tiempo? No lo sabemos, pero consideramos muy penoso que se intente hundir al presidente.

A todos nos resulta muy extraño la poca reacción de Alberto a estos ataques, que sin duda afectan severamente su investidura. Al menos debería quitarle a La Cámpora las jugosas cajas que maneja, entre ellas las del PAMI, ANSES, AEROLÍNEAS ARGENTINAS, YPF, CORREO ARGENTINO. La Cámpora no sólo opera estas empresas y organismos, sino que ocupa puestos de alto calibre tanto en la administración nacional como en la de la Provincia de Buenos Aires.

El ministro de Economía Martín Guzmán y el de Seguridad, Aníbal Fernández, se manifestaron en el sentido de que los funcionarios que no estén de acuerdo con el rumbo que adoptó el Gobierno “como mínimo, no deberían estorbar”.

Sin embargo, con un manejo tan importante de áreas y espacios de poder, La Cámpora puede usar esos puestos para ir en contra del programa económico del presidente.

A esta altura nos preguntamos: ¿Busca Cristina quedarse con el Sillón de Rivadavia? difícilmente lo desee en vista de las enormes dificultades que debe enfrentar el gobierno, pero un plan desestabilizador no se detiene en ella, puede intentarse algo más profundo, recordemos que la ley de acefalía vigente señala de que, en caso de renuncia del Presidente y Vice, se hará cargo del gobierno, “el Presidente Provisorio del Senado, en segundo lugar por el Presidente de la Cámara de Diputados y a falta de éstos, por el Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, hasta tanto el Congreso reunido en Asamblea, haga la designación a que se refiere el artículo 88 de la Constitución Nacional”.

spot_img