Novak Djokovic ganó el juicio contra su deportación de Australia y el juez ordenó su liberación

El Tribunal decidió que puede salir del centro de reclusión donde se encontraba retenido

0

Un tribunal australiano ordenó este lunes la liberación del tenista número uno, el serbio Novak Djokovic, quien se encontraba detenido desde el jueves pasado en un centro de detención de la ciudad de Melbourne tras la revocación de su visado por no estar vacunado contra el covid-19.

El juez Anthony Kelly del Tribunal del Circuito Federal de Melbourne ordenó al Gobierno australiano a implementar la orden de liberación en los próximos 30 minutos, entregarle su pasaporte y sus efectos personales y pagar los costes legales de Djokovic, quien podría jugar en el Abierto de Australia.

Sin embargo, un abogado gubernamental advirtió que el gobierno australiano aún puede ordenar la expulsión de Djokovic de Australia.

La decisión judicial permitiría a Djokovic participar en el Abierto de Australia, que de ganar se convertiría en su décimo título de ese torneo y su vigésimo primer Gran Slam y superar así al suizo Roger Federer y al español Rafael Nadal.

En la vista virtual de hoy, el Gobierno de Australia accedió a revertir su decisión de cancelar el visado, aunque el abogado Christopher Tran, señaló que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, considera la posibilidad de usar sus poderes especiales para deportar a Djokovic.

Este potencial gesto del Ejecutivo de Scott Morrison, que busca ser reelegido este año, sería “muy preocupante”, según dijo el juez Kelly al sopesar las potenciales consecuencias.

Fueron horas de máxima tensión para Novak Djokovic en Australia. El serbio se defendió en la Corte Federal de Melbourne, de manera virtual, en el marco de la apelación que presentaron sus abogados luego de que su visa fuera revocada al ingresar al país en virtud de las normas vigentes de covid-19.

La audiencia debía comenzar a las 10.00 horas del lunes (23.00 GMT del domingo, 20.00 de la Argentina), pero por problemas con la transmisión se demoró 40 minutos su inicio (una vez que comenzó, también se vio interrumpida por unos minutos). Como los inconvenientes técnicos no fueron solucionados, nadie que no estuviese implicado en el proceso pudo observar lo que estaba ocurriendo. Nicholas Wood es quien representa al tenista, cuyos abogados son Hall y Wilcox. Por parte del gobierno australiano comparece Christopher Tran.

Wood comenzó señalando que las razones de la cancelación de la visa a Djokovic fueron una “mezcla confusa de motivos”, apuntando directamente contra las autoridades locales. A su vez, sostuvo que según la Ley de Bioseguridad, los viajeros deben indicar si están vacunados y -de no estarlo- si se debe a alguna contradicción médica: “No se requiere que el viajero proporcione pruebas”.

En ese punto, el representante del serbio hizo hincapié en que la ley establece que los viajeros “pueden” presentar certificados médicos, dejando entrever que no es una obligación hacerlo, sino una opción: “El señor Djokovic hizo una declaración de que tenía una contraindicación médica. No estaba obligado, como parte de esa declaración, a proporcionar pruebas, aunque lo hizo”.

Después de más de una hora de audiencia, los defensores de Djokovic profundizaron en la exención médica que el jugador había conseguido por parte del director médico de Tennis Australia. Fue allí en donde el juez Anthony Kelly se manifestó asombrado: “Aquí, un profesor y un médico eminentemente calificado han presentado y proporcionado al solicitante una exención médica. Además de eso, esa exención médica y la base sobre la cual se otorgó, fue otorgada por separado por otro panel de expertos independientes establecido por el gobierno del estado de Victoria. Me preocupa saber qué más podría haber hecho este hombre (Djokovic)”, a lo que Woods agregó: “Estoy de acuerdo”.

En este punto, la audiencia se interrumpió porque varios usuarios, ajenos al proceso, intentaron ingresar a la misma. El magistrado indicó entonces detenerla y reanudarla en algunos minutos, probablemente a través de un nuevo enlace.

El juez Anthony Kelly decidirá si le da la razón al tenista y cancela la anulación de su visado o si sostiene la decisión de las autoridades de negarle el ingreso al líder del escalafón. En caso de que el magistrado ratifique esta decisión de revocar el permiso, Nole podría sufrir un castigo aún mayor ya que podría impedírsele el ingreso a Australia hasta 2025.

El diario deportivo serbio Blic, citando fuentes fronterizas australianas, informó que “a una persona cuya visa haya sido revocada se le puede prohibir por un período de tres años que se le emita incluso una visa temporal”, lo que impediría la presencia de Djokovic en el primer Grand Slam del año hasta 2025. Cabe destacar que el serbio es el máximo ganador histórico del Abierto de Australia, con nueve títulos en su haber tras ganar las ediciones de 2008, 2011, 2012, 2013, 2015, 2016, 2019, 2020 y 2021.

Pero, ¿cuáles son las opciones que se le presentan al número uno del mundo?

Primero hay remarcar que el proceso no es sencillo ya que en el conflicto hay involucradas partes públicas australianas, la federal y la regional, y una institución privada, los organizadores del torneo. Además, el tiempo apremia porque restan solo siete días para el inicio de la actividad, motivo por el cual el magistrado rechazó el pedido de las autoridades de postergar la audiencia.

En este marco, el juez deberá analizar si los funcionarios de migraciones actuaron de manera correspondiente con el tenista y a su vez escuchará los argumentos de la defensa del deportista, quien estará presente y podrá ser preguntado y repreguntado sobre cualquier cuestión que lo involucre.

Según un informe de la agencia AFP, si el juez Anthony Kelly decide a favor de Djokovic, anularía la cancelación de su visado, que volvería a ser válido. Sería una victoria sensacional para Djokovic, escéptico de las vacunas, y un revés dramático para el gobierno australiano, que ha aplicado estrictos controles de Covid-19 en sus fronteras desde hace unos dos años. El equipo jurídico de la estrella serbia ha expuesto lo que quiere que el juez dictamine en este escenario. En un escrito de 35 páginas previo a la vista, piden su “liberación inmediata” antes de las 17.00 horas del lunes. También han pedido al juez que se pronuncie “a la mayor brevedad posible”, sin esperar a elaborar su razonamiento jurídico que, según dicen, podría ser liberado más tarde. El Abierto de Australia comienza sólo siete días después de la audiencia del lunes.

Sin embargo, el gobierno está seguro de apelar dicha sentencia, según Christopher Levingston, especialista acreditado en derecho migratorio con más de 20 años de experiencia. Y durante la apelación “el Sr. Djokovic seguiría detenido por motivos de inmigración”, dijo en un análisis del caso.

Pero, si la audiencia se resuelve a favor del gobierno australiano, es probable que éste intente expulsar a Djokovic del país en el próximo avión disponible que salga de Melbourne. El jueves pasado, el juez ordenó a la ministra del Interior, Karen Andrews, que no expulsara a Djokovic mientras éste presentaba su recurso. Esa orden expira el lunes a las 16.00 horas. Levingston dijo que el caso del gobierno se basaba en una sección de la ley de migración que, según él, “finalmente hará que el Sr. Djokovic fracase en su solicitud”. Según la ley, el ministro sólo tiene que demostrar que la presencia del titular del visado “puede, sería o podría ser” un riesgo para la salud, la seguridad o el buen orden de los australianos. Pero incluso si el gobierno gana, la superestrella serbia podría apelar.

Si el juez desestima el caso del as del tenis, podría haber un recurso de apelación de parte de Djokovic. ”Si pierde, es muy probable que se presente una apelación”, dijo John Findley, un abogado-director que se centra en asuntos de migración, familia, negocios e impuestos. En ese caso, los abogados de Djokovic tendrían que argumentar que ha habido un error y, probablemente, señalar algún punto de la ley no probado, añadió. Pero incluso si se presenta un recurso de este tipo, Djokovic no podría salir libre mientras se argumenta el caso, dijo Levingston. Aunque el juez puede admitir un recurso, no podría ordenar al gobierno que conceda un visado que permita a Djokovic salir de la detención. El ministro del Interior de Australia podría conceder dicho visado, aseveró. Pero es poco probable que lo haga, dada la posición del gobierno en su caso y la política.

Es necesario recordar que este sábado, los abogados del serbio realizaron una presentación para respaldar la apelación. El foco principal indica que Nole tuvo una exención médica para entrar al país organizador del Australian Open -cuyo inicio está previsto para el próximo 17 de enero- porque tuvo coronavirus semanas atrás. “La fecha de la primera prueba PCR positiva de COVID se registró el 16 de diciembre de 2021″, señala el documento citado por los medios australianos. Sin embargo, no presentó fiebres u otros síntomas en las 72 horas posteriores a ese test positivo. Tras la presentación de este recurso creció la polémica ya que rápidamente en las redes sociales comenzaron a aparecer fotos del número 1 del ranking mundial que mostraban su presencia en distintos eventos rodeado de perdonas y sin mascarilla durante aquellos días de diciembre.

spot_img