Al enfermo grave un impuestazo fatal.

0

Argentina encabeza a nivel mundial el listado de los países con mayor carga fiscal sobre el sector formal de la economía, un punto que afecta ampliamente a la falta de inversión en el país tal como lo destacó el informe del Banco Mundial, Doing Bussiness.[i]

A pesar de ello, el gobierno, junto a los gobernadores de provincia, incluidos algunos de la oposición con la excepción de Rodríguez Larreta, firmaron ayer un consenso fiscal que puede transformarse en un fenomenal impuestazo, que hará temblar los cimientos de las empresas y particulares. El “consenso” persigue la finalidad de mantener o ampliar la caja de las provincias en 2022

Bien sabido es que nuestra economía está todavía en terapia intensiva, recuperándose lentamente de los estragos que produjo la larga cuarentena impuesta por el gobierno en 2020, en los comienzos de la pandemia. Y el sector privado, creador de auténticos puestos de trabajo, continúa convaleciente.

Un impuestazo ahora es como decir que a un enfermo de cólera que sufre una feroz diarrea, le aplican un fuerte purgante. Difícilmente ese enfermo sobreviva. Así está nuestra economía y este es el remedio que propone el gobierno para recuperarla.

La Nación suscribió con las provincias este pacto fiscal, lo que les permitirá recaudar más de $70.000 millones, modificar alícuotas y crear nuevos impuestos. Es innecesario decir que estos 70.000 millones saldrán de las alicaídas arcas del sector privado para engrosar las arcas públicas, de manera que tanto el gobierno nacional como las provincias puedan continuar con el despilfarro de nuestros dineros que es una larga tradición en el país y su principal problema.  Ayer mismo se conocía que Aerolíneas Argentinas tendrá un déficit de 669 millones de dólares este año, lo que equivale a 1,85 millones de esta moneda cada día, el monto más alto de déficit, desde el 2013, durante el segundo mandato de Cristina. [ii]

Entre subsidios, planes sociales, ministerios dilapidadores, exceso de personas mantenidas por el Estado, compra de aviones y helicópteros para comodidad y disfrute de funcionarios y gobernadores, y derroche a diestra y siniestra, utilizando como contrapartida el aumento de la carga impositiva y la máquina de producir billetes.  El gobierno, mejor dicho, los gobiernos, porque las provincias actúan de igual forma, gastan y gastan en cuestiones improductivas sin brindarnos servicios estatales acordes con el nivel del gasto.

Ahora aprovechan para utilizar como excusa, el rechazo del presupuesto en diputados, pero ¿era posible aprobar un presupuesto, totalmente dibujado, muy alejado de la realidad? La responsabilidad del fracaso en el Congreso es totalmente del Ministro del área, Martín Guzmán y del Presidente, que enviaron un presupuesto falaz. Se olvidaron de que hoy hay equilibrio de fuerzas en ambas cámaras y hay que acordar, el Parlamento ya no es una simple escribanía.

Pero más allá de esto, de lo que podemos hablar mucho, lo grave es que los que ocupan los tronos, el de la Nación y el de las provincias han pactado un terrible impuestazo que puede matar al enfermo. Y digo trono porque nuestros representantes se creen monarcas absolutos. ¿Qué podemos hacer los sufridos plebeyos para defendernos? Nada, solo esperar dos años para que a través del voto cambie el gobierno.

Hacemos la salvedad de que el Gobernador de Tucumán, en Ejercicio, Osvaldo Jaldo aseguró que a pesar de que el pacto lo permite, no se incrementará ningún impuesto en la provincia. Confiamos en su palabra.

spot_img