Nochebuena y Navidad 2021

0

Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad, la fiesta del cumpleaños de Jesús, el Mesías prometido. Esta celebración junto al Domingo de Pascuas, cuando se recuerda la Resurrección, luego de su Pasión y Muerte, constituyen los momentos culminantes del año litúrgico cristiano.

Pero Cristo no es solo para los creyentes en su fé. Dejando a un lado el plano religioso y limitándonos a lo histórico, digamos que Jesús, que nació veinte siglos atrás, marca un antes y un después en el calendario, un nuevo inicio de la historia. La apertura a una gran civilización que llevando su nombre, rescata las mejores tradiciones culturales judeo, greco, romana y se proyecta hasta nuestros días.

Jesús no nació en un gran palacio, ni fue heredero de un trono. Tampoco perteneció a una gran dinastía de gobernantes. Fue el humilde hijo de un carpintero y de una mujer de pueblo. Tuvo su cuna en una apartada provincia del imperio romano llamada Judea y solo lo veneraron y acompañaron en esos primeros momentos, humildes pastores del lugar y los tres reyes magos que, conducidos por una estrella, llegaron del lejano oriente trayendo oro, incienso y mirra.  Este niño, nacido en un pesebre y confortado por el aliento de una vaca y un burro según la imagen ancestral, no solo trajo un nuevo mensaje para la humanidad el de “amarnos los unos a los otros» sino que produjo en ella, la más profunda renovación que registra la historia.

Su madre, la Virgen María, de la cual poco relatan los evangelistas, cronistas calificados de la vida de Jesús, es la figura protagónica en un segundo plano. Fue concebida sin pecado original porque estaba destinada a llevar en su vientre a Dios. Desposada con José, recibió la visita de un ángel que le anuncia que va a ser madre de un niño, no obstante, no haber tenido relaciones con hombre alguno, conforme a la ley judía. José se alarma al informarse por María de esta noticia y como hombre simple que era, lógicamente desconfía, pero un segundo ángel se le aparece al carpintero aseverando la historia.  María es una mujer fuerte y aguerrida que está presente en todos los momentos significativos de la vida de Jesús y es ella la que nuclea y conduce a los apóstoles tras su muerte. Es ella quien hace edificar la primera sinagoga cristiana en Nazaret su pueblo natal y es ella la que impulsa la nueva religión.

Insistiendo en el concepto, Jesús no es patrimonio exclusivo de los cristianos, pertenece a la humanidad toda y si bien en muchos hogares a lo largo y ancho del planeta, no se celebrará su nacimiento, estará presente su figura imperecedera y universal.

A mi audiencia y lectores, les deseo pasen una hermosa Nochebuena en familia y una muy Feliz Navidad.

spot_img