Cristina se impuso en la feroz interna del Frente de Todos

0

Los argentinos fuimos rehenes durante una semana de la feroz interna del frente gobernante. Durante estos días, el país se manejó en piloto automático, los más altos funcionarios se dedicaron plenamente al enfrentamiento y dejaron de lado los graves problemas que afligen a nuestra gente.

Hubo cruces muy duros entre el Presidente Alberto Fernández y la Vice Cristina Fernández que hacían pronosticar una ruptura de la alianza que los llevó al poder en 2019. Pero la ruptura no se produjo, Alberto cedió ante las presiones de Cristina y aceptó todos sus términos, quedando muy debilitado. Entregó su principal alfil, el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero, su hombre de mayor confianza.  En la jugada ganadora de Cristina, también sacó del tablero al vocero presidencial Juan Pablo Biondi, a quien acusa de operar en contra de ella. Y Cristina se cuidó bien de mantener dentro del gabinete a su ficha principal, el ministro del interior, Wado de Pedro y al ministro de Justicia, Martín Soria, como también, resguardar las cajas de La Cámpora. Ni se habló de otras figuras de su entorno íntimo, como el Procurador del Tesoro Carlos Zanini, uno de los vacunados VIP y procesado en la causa AMIA.

El lugar de Santiago Cafiero lo ocupará nuestro Gobernador Juan Manzur, quien en un principio habría rechazado el cargo hasta que se lo propuso Cristina. Cafiero reemplazará en la cancillería a Felipe Sola. A quien el mismo Cafiero se lo comunicó telefónicamente. Sola estaba en viaje a México, con la misión de apuntalar a la Argentina como presidente pro tempore en la Cumbre de presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se está llevando a cabo en México. Indignado por la noticia y por la forma en que lo destituyeron, Solá abandonó su misión. Cafiero al igual que Sola, no tiene experiencia alguna en uno de los puestos clave del gobierno, como es el manejo de las RREE.   Es de suponer que, a diferencia del destituido, Cafiero hable fluidamente el inglés, el idioma universal básico.

El que por el momento salvó su pellejo es el ministro de Economía Martín Guzmán, pero condicionado por Cristina a implementar medidas populistas que pueden generar un boomerang de imprevisibles consecuencias. También sobrevivieron Carla Vizzoti en Salud y Matias Kulfas en Desarrollo Productivo.

El regreso de Aníbal Fernández al ministerio de Seguridad, provoca una desagradable sensación de Deja Vu [i] pero reemplaza a una de las funcionarias más ineficaces del anterior gabinete, como resultó la gestión de la antropóloga Frederic.

En Tucumán, el Vicegobernador Osvaldo Jaldo debe asumir el cargo de Gobernador, así lo indica taxativamente la Carta Magna tucumana en su artículo 91, éste era el mayor impedimento para que Manzur se proyectara al plano nacional. Para resolver el asunto se tentó al Vicegobernador con un cargo importante en Buenos Aires, lo que el tranqueño rechazó de plano. Está convencido que tiene los galones y los fierros para asumir la primera magistratura de la provincia en 2023 a través de las urnas.

El descrédito de Alberto ha llegado al máximo nivel luego de esta crisis, los reclamos muy duros de la vicepresidenta formulados en una carta pública, fueron reconocidos y aceptados por el presidente que demostró no estar a la altura de las circunstancias. Cristina le cargó toda la responsabilidad de la derrota electoral, no obstante que la mayor sorpresa la sufrió en la provincia de Buenos Aires, gobernada por Axel Kicilllof y donde también actúa su hijo Máximo.  En cierta forma, la diputada ultrakirchnerista Fernanda Vallejos, tradujo en un idioma más crudo e irrespetuoso hacia la figura presidencial, lo que el kirchnerismo piensa del presidente.

En definitiva, la interna por el poder, de la que participó expectante la ciudadanía, la ganó Cristina con amplitud. Se abre un gran interrogante para el futuro del país tanto para las elecciones de noviembre como para los tiempos poselectorales.