VOX POPULI, VOX DEI

0

Las elecciones primarias realizadas ayer valieron una gran derrota para el gobierno nacional. El propio Presidente Alberto Fernández no se cansaba de repetir que en estas elecciones primarias se plebiscitaba su gobierno. No hay duda de ello, el votante evaluó el mal manejo de la pandemia con un largo encierro (el más largo del planeta) que destruyó la economía, el laberinto obsceno de las vacunas, las avivadas de vacunarse sin esperar su turno, los festejos en la residencia de Olivos sin  respetar los protocolos sanitarios, la suspensión de las clases presenciales, el cruel aumento de la pobreza y de la inseguridad, la inflación incontenible fomentada por una brutal emisión monetaria, , los cepos en  la economía, los avances sobre la justicia y el rencor profundo contra la empresa privada.

Los encuestadores nuevamente fallaron, aunque habían advertido sobre las dificultades que el sistema de votación representaba. El gobierno percibía la derrota, eso pudo advertirse en el acto de clausura de la campaña, con un presidente vociferando a gritos destemplados, pero no evaluó la profundidad de la derrota.

El kirchnerismo perdió en todo el país, hasta en Santa Cruz, su cuna de origen. Sólo triunfó en las provincias del Norte, en la nuestra, Tucumán, en Catamarca, Santiago del Estero, La Rioja y en la Formosa de Gildo Insfran, donde el “aparato” dirime las elecciones. Usé el eufemismo “aparato” para mencionar al “clientelismo” que caracteriza a los procesos electorales en esta parte del país. Y no es ocioso mencionar que son las provincias donde se registran los peores parámetros sociales y donde la pobreza es estructural. Paradójicamente son las provincias que más requieren un cambio de rumbo.

De mantenerse similares guarismos en la elección de noviembre, el kirchnerismo perderá el quórum en la Cámara de Senadores, hoy gobernada a voluntad por Cristina y en la Cámara Baja reducirá el número de diputados. Juntos por el Cambio será la primera minoría.  

¿Qué pasará ahora en el gobierno? Sin duda que estas elecciones, sumadas a las de noviembre, marcan un antes y un después.  ¿Tomará nota del mensaje de las urnas? Como anoche mismo lo destacó Alberto o ¿se radicalizará con mayor injerencia de Cristina? ¿Buscará un acuerdo con el Fondo, un paso imprescindible para recuperar la economía? ¿O se encaprichará aún más y continuará sin presentar un plan económico coherente?

Cristina es de las que redoblan las apuestas, lo hemos visto en el pasado. Ante el fracaso electoral, tanto ella, como la Cámpora, y los paladares negros del kirchnerismo le pasaran factura a Alberto, a quien todavía le quedan dos largos años de mandato.

Una buena noticia que muestra el interés del mundo por nuestro país, antes de que se abran los mercados, en el denominado “pre-market” las acciones de las empresas argentinas en Wall Street se dispararon, aumentaron hasta un 15 %.

Vox Populi vox Dei – La cita en latín está indicando que la opinión popular de la gente revela la voluntad de Dios