Jueves Santo 2021

0

Hoy el cristianismo, en todo el mundo, celebra el jueves santo, día en que tuvo lugar la última cena de Jesús con sus apóstoles.  Fue en esta cena donde Cristo instauró la Eucaristía y este hecho trascendental, es el que rememora permanentemente el sacramento de la misa. Esto fue resuelto por el concilio de Trento, contra el excesivo subjetivismo y simbolismo de la interpretación protestante, que negaba el sentido de la Eucaristía como sacrificio. Los prelados conciliares reafirmaron el aspecto ontológico-metafísico de la presencia real de Cristo en la cruz, para la salvación de toda la humanidad, el cual debía ser llevado a cabo en la misa, por el ministerio de los sacerdotes. En la misa el sacerdote produce la transformación del pan y del vino en el cuerpo y la sangre de Jesús.

El día Viernes, recordamos propiamente la Pasión de Cristo, desde el inicio de su juicio, su doloroso caminar portando la cruz hasta el monte Calvario, su crucifixión y muerte, hasta la colocación de su cuerpo en el Santo Sepulcro. Los cultos de este día incluyen el Vía Crucis que tiene como objeto que el creyente acompañe, haciendo reflexión espiritual, y comparta el dolor sentido por Jesucristo, mostrando su devoción y su admiración por la Redención hecha por el Mesías. Para tal efecto, en el Vía Crucis se evocan catorce escenas de la Pasión.

El Sábado es día de recogimiento y espera. El Domingo, en cambio, es el momento culminante de la celebración cristiana, también llamado Domingo de Pascua de Resurrección. Es el día de Gloria porque Jesús ha resucitado.  Marca el triunfo de la vida sobre la muerte y se han cumplido las escrituras.   Según el evangelio de San Mateo (28;2, 5-6), “El ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo”

La resurrección tiene el sentido de recuperación de la vida, del espíritu vital o del alma, por el mismo cuerpo que ha permanecido muerto durante un espacio más o menos prolongado de tiempo. Para los cristianos tiene un significado más profundo: la resurrección de Jesús. Esta resurrección que anualmente se celebra, significa para el cristiano, un “revivir”, volver a vivir, ó sea, comenzar una nueva vida. Es la eternidad del hombre; es el cumplimiento de las promesas del mismo Jesucristo en la resurrección de los muertos, que al final de los tiempos tendrá lugar, antes del juicio final.

Para concluir quiero referirme al Evangelio de San Juan que a la hora de definir los requisitos que habrían de reunir los justos que aspirasen a la resurrección expresa: creer en Jesús (11:25), comer la carne y beber la sangre de Jesús (6:53), y hacer el bien (5:28).