El secretario ejecutivo del Siprosa, Luis Medina Ruíz, indicó que en pocos meses podría llegar a la provincia la nueva cepa del virus

0

Estamos alerta de aquellas personas que estuvieron en Inglaterra y puedan llegar a Tucumán, para tomar cartas en el asunto y aislarlos”, aseguró.

El descubrimiento de una nueva cepa de coronavirus en el Reino Unido encendió las alarmas de toda Europa, donde varios países anunciaron la suspensión de la comunicación aérea y terrestre con la isla, y la Unión Europea (UE) convocó para este lunes a una reunión de crisis, mientras el virus seguía avanzando con fuerza en el resto del mundo.
En el Reino Unido hubo un repunte de contagios y los profesionales lo asocian parte a la nueva cepa del virus que se propaga 70% más rápido que la original aunque no hay indicios de que sea más mortífera ni inmune a las vacunas, según los primeros estudios.


Medina Ruiz, aseguró que, si bien aún no hay una fecha establecida para el arribo, una vez que las dosis estén en la provincia los operativos se realizarán de inmediato“Si llegan el 24 de diciembre, el 25 estaríamos vacunando. El inicio de la campaña es inmediato porque hay que ganar tiempo. Por supuesto, todo se realizará con la autorización de la ANMAT.

 Tal como habían anunciado desde la cartera de salud, las vacunas se colocarán en los nodos de vacunación, que serán aproximadamente 100, y «se irán abriendo en forma escalonada, así como se hicieron con los hospitales modulares, según la necesidad», de acuerdo al padrón de pacientes. Acerca de la conservación de las vacunas que deben estar a -70 grados, como la de Pfizer, Medina Ruíz explicó que Tucumán cuenta con tecnología para mantener la cadena frío y añadió: “Las vacunas que necesitan esas temperaturas tienen un tiempo de cinco a siete días una vez descongeladas, en el que pueden permanecer auna temperatura entre dos y ocho grados. Por lo tanto, lo más importante es la llegada a Tucumán. Luego el traslado dentro de la provincia es más sencillo”.


El secretario ejecutivo Médico aseguró que “es inevitable una segunda ola, porque vemos lo que pasó en otros lugares del mundo, que ya están en una tercera ola de contagos. Necesitamos varios meses para vacunar al 70% de la población que sería el porcentaje para que no haya un segundo brote, pero también dependerá del comportamiento de las personas». El médico expresó que la expectativa es llegar a los 50 casos diarios en la provincia. “Esto daría tranquilidad, pero es probable que los casos suban porque estamos en un serrucho: tuvimos casi 300 casos hace unos días y luego volvieron a bajar”. “Estamos testeando entre 1000 y 1500 personas por día, y hay baja positividad. Sin embargo, los fines de semana la cantidad de contagios baja porque disminuyen las consultas tanto en el sector público como privado”, concluyó. Por último, remarcó que “preocupa ver la alta circulación de personas que hay sin barbijo, las fiestas masivas, la Navidad próxima que seguramente llevará que mucha gente salga y tener contacto”.