El Dr. Febbraro y el Día del Amigo

El 8 de noviembre de 2008, a los 84 años y luego de padecer leucemia, enfermedad que le detectaron tardíamente, fallecía Don Enrique Febbraro, rotario del Club del Once, Buenos Aires, creador y promotor del Día del Amigo que hoy se celebra en muchas ciudades del planeta. Permítaseme hacer un alto en el análisis de la actualidad para recordar a este amigo con quien mantuve correspondencia epistolar.

El 20 de Julio de 1969, exactamente cincuenta y un años atrás, el hombre ponía pie en la Luna.  Al apoyar por primera vez su pie en nuestro asteroide, el astronauta Neil Amstrong decía: “Éste es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Millones de personas en todo el mundo pudieron ver por televisión cómo el pionero avanzaba cautelosamente por la superficie lunar que describía como similar a la de la carbonilla pulverizada.

Febbraro, también observaba la pantalla de su televisor y fue en ese momento que se le ocurrió la genial idea de celebrar el acontecimiento histórico que hermanaba a toda la humanidad, estableciendo la fecha, como el Día del Amigo. “Escuché que el alunizaje del módulo era un gesto de amistad, desde la humanidad hacía el universo. ¡Ya está, es el día elegido!», se dijo para sí Febbraro. A partir de ese momento, escribió miles de cartas, se entrevistó con cientos de personajes y movió cielo y tierra para que su idea tuviera la dimensión que hoy tiene. Actualmente la fecha es celebrada en más de cien países y en el nuestro, donde la amistad es uno de los sentimientos más respetados, el día es la gran ocasión anual para reunirse con los amigos. Aunque este año, haya estado limitada por el coronavirus

Febbraro, fue en vida, Doctor en Odontología y Profesor de Historia y Ética; socio fundador del Rotary Club de San Cristóbal de Buenos Aires, barrio en donde nació por el año 1924 y en el que vivió toda su vida. También ha sido fundador y socio activo del Rotary Club del Once, también de Buenos Aires.  Como buen rotario, estaba formado en un alto concepto acerca de la amistad.  Entre las numerosas citas que podemos hacer de Don Enrique rescato algunas: «Mi amigo es mi maestro, mi discípulo y mi condiscípulo. Él me enseña, yo le enseño. Ambos aprendemos y juntos vamos recorriendo el camino de la vida, creciendo. Sólo el que te ama te ayuda a crecer»; «Un pueblo de amigos es una Nación imbatible»; “Los únicos consejos valederos, son aquellos que ayudan a conservar y mejorar la amistad y en el deber humano de tener amigos, empezando uno mismo por ser amigo”.  Y retrucando a José Hernández sostenía que “Un padre que da consejos es un padre, ¡pero jamás un amigo!”,

Y como lo vengo expresando año tras año, mi costumbre de dirigirme a Ud. como “amigo oyente”, se debe a que a través del micrófono también se genera una verdadera amistad, en este caso virtual. Yo le transmito mi pensamiento, Ud. me escucha y comparte ó disiente con mi opinión, pero con independencia de ello, se va tejiendo un fuerte vínculo que ojalá perdure en el tiempo.  Zona de los archivos adjuntos

spot_img

Notas Relacionadas

spot_imgspot_img