Luisana Lopilato y Michael Bublé se despiden de sus transmisiones por Instagram

La idea surgió de manera espontánea el 19 de marzo, cuando en medio de una trasmisión en directo de Instagram en la que instaban a sus seguidores a quedarse en sus casas para resguardarse de la pandemia del coronavirus, Luisana Lopilato y Michael Bublé decidieron implementar la rutina de hacer un vivo diario desde su mansión de Vancouver, Canadá, para compartir series, recetas de cocina, rutinas de gimnasia y todo aquello que pudiera hacer más llevadero el aislamiento, tanto para ellos como para sus fans.

En ese momento, la actriz y el cantante lejos estaban de imaginar todo lo que vendría días después. Luego de que Bublé tuviera un reprochable gesto con Luisana, a quien en una supuesta humorada le dio un codazo y luego la zamarreó en medio de una trasmisión, los fans de la argentina comenzaron a repudiarlo en las redes sociales. Y empezaron a difundir otros videos en los que, según explicaban, se podían evidenciar las actitudes machistas del canadiense.

Tras la polémica desatada, fue la misma Lopilato la que salió a explicar que nada de lo que se estaba diciendo sobre su marido era verdad. «Es muy importante que estemos atentos a estas cuestiones que se mencionaron y que por suerte yo no sufro”, aseguró. Sin embargo, el análisis del comportamiento de Luisana y su marido, para los especialistas en lenguaje no verbal, seguía dejando lugar a dudas.

Así y todo, la pareja continuó con sus vivos, que anunciaron que dejarán de realizarlos pon cuestiones que, según le indicó su circulo cercano, tienen que ver con cuestiones estrictamente laborales. Sucede que Bublé, que está preparando su próximo disco, acaba de lanzar una canción Gotta be patient, escrita por los catalanes Stay Homas. Y Luisana, que tiene que comenzar la campaña de una línea de productos para el cabello, arrancó la promoción de La Corazonada, película que realizó junto a Joaquín Furriel (45) y Maite Lanata (20) y se estrenará el próximo 29 de mayo en Netflix.

¿Si la polémica no tuvo nada que ver en esta desición? Según aseguró el entorno de la pareja, no. De hecho, en el inicio del vivo que se realizó este jueves, Bublé explicó que no podían seguir adelante con este compromiso, simplemente, “porque es imposible”. Y recordó que su esposa, que en enero arranca con la versión teatral de Casados con hijos en el Gran Rex, también debe comenzar a hacer promos en las redes sociales.

“Estamos pasando momentos difíciles, la pandemia no ayuda, y todos los días nos encontramos con llamados de amigos y conocidos. Algunos que siguen perdiendo familiares. Es duro. Pero quiero que sepan que nos han llegado todos sus mensajes de amor”, explicó Michael mientras Luisana lo traducía.

Simultáneamente, la trasmisión se llenó de comentarios en contra de la violencia de género, algunos increpando a Bublé y, otros, demostándole su claro apoyo a Luisana o pidéndole que hiciera determinados gestos si necesitaba algún tipo de ayuda. Pero ellos hicieron caso omiso a estos mensajes.

Cabe aclarar que también se había especulado con la posibilidad de que Bublé y Lopilato hubieran decidido dar por terminados sus vivos por consejo de sus abogados, ya que según trascendió habrían decidido iniciar acciones legales contra quiénes editaron imágenes de un vivo en el que, supuestamente, la actriz se tocaba el cabello o la nariz, justo cuando alguien le pedía que lo hiciera si su marido la golpeaba. Y, según se supo, ya habrían encontrado el IP de la computadora en la que se habrían adulterado estas imágenes, que luego se viralizaron en las redes.

Así las cosas, este viernes será el último vivo en conjunto de Luisana y Bublé. La actriz dijo que iba a ser “muy especial”. Y, según lo que tienen pautado en su agenda, lo aprovecharán para contestar las preguntas del público.

spot_img

Notas Relacionadas

spot_imgspot_img