Cuba denuncia una nueva maniobra de Estados Unidos para afectar la relación entre ambos países

Cuba denunció este miércoles que Estados Unidos está utilizando el tema del otorgamiento de visas a sus diplomáticos en La Habana como parte de una nueva maniobra para «afectar» las relaciones entre ambos países.

«La maniobra consiste en esgrimir que Cuba obstaculiza el otorgamiento de visas para los funcionarios designados en la Embajada de Estados Unidos en Cuba, lo que supuestamente dificulta el desempeño de esa Misión Diplomática», señaló la cancillería de la isla, en una declaración leída en el noticiero de televisión.

El texto subrayó que «en los últimos meses, el Departamento de Estado de Estados Unidos ha ido generando un nuevo pretexto para afectar las relaciones diplomáticas bilaterales, relacionado con el proceso de otorgamiento de las visas diplomáticas y oficiales» que requieren las «embajadas en Washington y en La Habana».

Cuba y Estados Unidos restablecieron relaciones diplomáticas en 2015 tras medio siglo de ruptura, pero el vínculo se congeló con la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump.

A raíz de los supuestos «ataques acústicos» que afectaron la salud de 27 diplomáticos estadounidenses en La Habana, el Departamento de Estado redujo a la mitad en septiembre de 2017 el personal de su misión diplomática en la isla y suspendió la emisión de visados en La Habana. Un mes después, 17 diplomáticos de la representación cubana en Washington volvieron a la isla.

«Desde esa fecha, el funcionamiento de ambas misiones se han visto afectadas por estas decisiones unilaterales», y «el otorgamiento de las visas requeridas (…) ha estado sujeto a aprobaciones y dilaciones caprichosas del Departamento de Estado», indicó la cancillería cubana.

Asimismo, aclaró que desde septiembre de 2017, Washington «solo ha otorgado 26 visados y ha denegado 6», mientras que en ese mismo periodo, Cuba ha entregado «105 visados y solo ha denegado uno».

«Se trata claramente de un comportamiento desbalanceado y ajeno a las normas de reciprocidad que constituyen práctica esencial en las relaciones diplomáticas», dijo la cancillería.

Entonces, «acusar a Cuba de generar una situación insostenible para el funcionamiento de la Embajada de los Estados Unidos constituye una flagrante distorsión de la verdad», apuntó.

spot_img

Notas Relacionadas

spot_imgspot_img