Lun. Abr 15th, 2024


El Papa Francisco, nuestro bien recordado cardenal Mario Bergoglio, ha cumplido diez años de su pontificado. El sumo Pontífice de la grey católica que suma al 31 de diciembre de 2020, 1.359.612.000 feligreses, lo celebró con una misa. Pero son innumerables los artículos periodísticos dedicados al acontecimiento entre notas y reportajes, publicados en el mundo entero.

Francisco a quien se ha dado en llamar el “Papa del pueblo”, por su cercanía con la gente, ha producido importantes cambios en la iglesia y le ha tocado encarar temas muy difíciles, como los curas pederastas, transparentar las finanzas del Vaticano e intervenir con decisión en la cerrada curia romana. Además, ha promovido, dando su propio ejemplo, la humildad y sencillez entre los cardenales, obispos y jerarcas de su fe.

Pero para muchos argentinos el Papa se muestra distante y frío. Ha recibido con beneplácito a figuras políticas, sindicales y públicas, repudiadas por una gran mayoría, como los Moyano, o Juan Grabois a quien en 2016 designó asesor honorario del ex Consejo Pontificio de Justicia y Paz [i] Este Grabois, que usufructúa de la pobreza, administrando miles de planes sociales y ocupando cargos políticos, es una de las 6 figuras de peor imagen del país. El Papa debería saberlo para cuidarse de brindarle tanta amistad.

Otro asunto que extraña a una gran mayoría de compatriotas, es su renuencia a visitar Argentina, su patria natal. Ha estado en Chile, Paraguay, Bolivia, Brasil, Perú, Colombia, Ecuador, Panamá, México, Estados Unidos, Cuba y Canadá o sea casi toda América y en total ha realizado 40 viajes fuera de Italia visitando 59 países, incluidos República del Congo y Sudán del Sur. ¿Cómo no vamos a estar entre dolidos y sorprendidos de que nuestro Mario Bergoglio en sus diez años de pontificado no haya deseado visitarnos? Un país dividido por una profunda grieta, con notables niveles de pobreza, con una sociedad confundida y descreída, y en cierta forma desesperanzada; una visita de Francisco resultaría de enorme gravitación y podría servir de base de unión para los políticos de distintos signos.

Y en tal sentido y con motivo de esta celebración, numerosos firmantes, de un amplio arco político, empresarial, gremial, social y cultural enviaron una carta al Papa donde le dicen: En este décimo aniversario de tu pontificado, nosotros, argentinos y argentinas de distintos ámbitos de la vida pública, de diferentes procedencias religiosas, políticas e ideológicas, queremos manifestar nuestra admiración y cercanía por tu obra a favor de la Humanidad, en particular de las personas excluidas y pueblos pobres, tu firme defensa de la paz mundial..… Y también le dicen: Los argentinos y las argentinas te queremos mucho. Valoramos enormemente tu tenaz trabajo por la paz, la justicia y el desarrollo humano integral en todo el mundo. Sabemos las resistencias que genera tu labor entre quienes pueden ver afectados intereses que no son legítimos. Aunque deseamos y ansiamos tu visita, confiamos en tu sabiduría para decir el sí y eventualmente el cuándo.

Francisco aprovechó el momento de los saludos en español en la tradicional audiencia de los miércoles para decir “Quiero agradecer de una manera especial a todas las personas pertenecientes a los partidos políticos y referentes sociales de mi país, que se han unido para firmar una carta de saludo con motivo del décimo año de pontificado. Gracias por este gesto”, dijo el papa, que fue más allá y envió un mensaje claro. “Y se me ocurre decirles, así como se han unido para firmar esta carta, qué lindo que se unan para hablar, para discutir y llevar la patria adelante. Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide. Muchas gracias”.