En la Cumbre de las Américas, Luis Almagro dijo: “No me hubiera gustado que Pinochet, Videla y Gregorio Álvarez estuviesen en esta sala”

El Secretario General de la OEA habló en el Segundo Plenario del encuentro en Los Ángeles y defendió la exclusión de Venezuela, Nicaragua y Cuba. “Nuestra empatía debe estar con las víctimas de las dictaduras”, puntualizó

0

El Secretario General la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro se expresó el viernes sobre la exclusión de Venezuela, Nicaragua y Cuba de la Cumbre de las Américas y afirmó: “No me hubiera gustado (Augusto) Pinochet, (Rafael) Videla y Gregorio Álvarez estén en este sala”.

Almagro comparó así a los dictadores del siglo pasado en Chile, Argentina y Uruguay con Nicolás Maduro, Daniel Ortega y Miguel Díaz Canel, y aclaró que “la dictadura no es un tema de ideologías”. Y exhortó a “trabajar en conjunto con los países de la región y cooperar a favor de los derechos humanos de los ciudadanos”.

“Nuestra empatía debe estar con las víctimas de las dictaduras. Esos son los pueblos que deben estar representados aquí”, pidió el uruguayo durante su discurso en el Segundo Plenario del encuentro que se desarrolla en Los Ángeles, California.

El jefe de la OEA se alinea así con la posición de Estados Unidos, que descartó invitar a esos tres países por considerarlos dictaduras, lo que generó la ausencia del encuentro de varios mandatarios de América Latina, como los de México, Bolivia y Honduras.

Almagro también se refirió a lo que sucede en algunos países del continente: “Hay niveles extraordinarios de la pobreza. Hacen falta democracias mejores, la democracia es la mejor respuesta a cualquier problema”. Asimismo, destacó la importancia de las “elecciones justas, libres y transparentes”.

Al respecto del tema central de la cumbre, que es el problema migratorio, Almagro dijo que los países del continente deben “atender a los migrantes”: “Sus vidas importan tanto como la de cualquiera. No podemos permitir que se pierda debemos atender sus necesidades debemos protegerlo”.

Sobre los problemas que existen en la región, Almagro señaló que América Latina es la más peligrosa para los periodistas, mientras que alertó sobre el crimen organizado y exigió respuestas comunes y coorinadas.

También se refirió a la discriminación a la que son sometidos los pueblos del continente. “No debe haber discriminación por raza, género o persona con discapacidades. Hay que eliminar todas las manifestaciones de la discriminación”.

También pidió elaborar de forma “urgente” un nuevo “tratado global” para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas.

”Debemos proteger y promover los derechos de las mujeres y las niñas en toda su diversidad”, indicó. Defendió que es “el derecho de cada individuo estar libre de toda forma de violencia” y por ello es necesario “comprometerse para avanzar de forma urgente en una nuevo tratado global autónomo” para acabar con la violencia machista.

Los dirigentes latinoamericanos adoptan este viernes, último día de la Cumbre, una Declaración de los Ángeles que aplica el principio de responsabilidad compartida para una migración “ordenada”, como reclamó Joe Biden, pero que se queda en algo simbólico frente a la amplitud del problema.

El presidente estadounidense defendió esta semana en Los Ángeles “una migración segura y ordenada” como posible catalizador para el crecimiento sostenible, pero insistió en que la migración irregular es “inaceptable” y su gestión debe compartirse.

La IX Cumbre de las Américas, la primera que se celebra en Estados Unidos desde la primera edición (Miami, 1994), finalizará este viernes al término de la tercera sesión plenaria de los jefes de Gobierno y de unas mesas redondas entre la sociedad civil, el sector privado y asociaciones de jóvenes.