Malos resultados históricos para los estudiantes argentinos

0

La crisis que transita la educación argentina quedó demostrada una vez más, en una prueba de la UNESCO, realizada en 2019 antes del cierre de escuelas por la pandemia. Nuestro país que superaba ampliamente a los países de la región, quince años atrás, está hoy por debajo del promedio. La prueba es un Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE).

Los alumnos de tercer y sexto grado rindieron por debajo del promedio de América Latina y el Caribe en cuatro de las cinco materias evaluadas.  El retroceso en el aprendizaje de los chicos argentinos se viene produciendo paulatinamente. En 2006, durante la primera edición de la prueba, Argentina quedó por encima del promedio en las cuatro áreas que se midieron. Seis años después, en 2013, ya se observaba una caída en el rendimiento comparado a la región. Ahora, en el estudio recién conocido, los chicos argentinos muestran peores resultados que sus pares en matemática, lengua y ciencias naturales.

Son datos alarmantes, porque la prueba tuvo lugar antes de la pandemia y bien sabemos que, durante la pandemia, en ciertas jurisdicciones no hubo clases presenciales y las clases virtuales solo sirvieron para que muy pocos chicos las tomaran con dedicación y esmero. El tema dio lugar a un conflicto entre el gobierno nacional y las autoridades de la CABA, que insistían en tener las aulas abiertas.

Comienzo de clases presenciales 5° año escuela Bustos

 

El ERCE es una prueba representativa que lleva adelante el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE) de la UNESCO. En su última versión, cubrió a más de 4.500 escuelas y 202.000 chicos, que representan a casi 20 millones de estudiantes en sistemas educativos que albergan un universo total de 150 millones. Además de Argentina, participaron Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

El[RB1]  ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, entrevistado en radio La Red mostró su preocupación por el mal resultado histórico de la evaluación «El resultado es preocupante, y vamos a tener otros costos y daños por la pandemia» y pidió «construir un consenso de financiación para la educación».

La educación argentina viene en caída libre desde hace ya varios años. En 1999 Guillermo Jaim Etcheverry, médico, científico y académico, que fue rector de la Universidad de Buenos Aires entre 2002 y 2006. escribió un libro que se convertiría en clásico: “La tragedia educativa” un claro diagnóstico de las causas del fracaso de nuestro sistema educativo. Al cabo de dos décadas y advirtiendo las profundas transformaciones que ha experimentado nuestra cultura ante el impacto de la revolución digital, escribió un segundo libre que tituló “La tragedia continúa”. En esta nueva entrega el autor actualiza estadísticas sobre cuestiones esenciales de la educación argentina y analiza su relación con el mundo; enuncia estrategias para encarar cambios indispensables y sugiere una misión posible para la escuela de hoy.

Ciertamente que el populismo ha calado muy profundo en nuestra sociedad y los valores que algún día hicieron grande a nuestro país, han sido reemplazados por inutilidades y facilismo, que fomentan la vagancia y la holgazanería. Indudablemente que Argentina está necesitando con urgencia, una verdadera revolución cultural que ponga las cosas en su lugar.

Un país que descuida la educación está condenado al fracaso, es un país sin futuro.