UIA: insistió con sus críticas a la prohibición de despidos y la doble indemnización

La Unión Industrial Argentina sostuvo que las medidas "plantean un escenario de incertidumbre sobre el marco regulatorio que regirá a las nuevas contrataciones" y analizó la inviabilidad de avance del sector laboral.

0

En base a estudio de las actuales condiciones que determinan el contexto para el sector de la industria en Argentina, desde la Unión Industrial Argentina, se emitió un comunicado, que fija postura sobre determinados puntos de la realidad económica del país y las medidas ejecutadas por el Gobierno nacional, al respecto.

«Para avanzar hacia un ciclo económico que convierta a la política industrial y a las mejoras de productividad en activos del país, resulta fundamental normalizar la situación en el mercado de laboral. Argentina necesita comenzar a construir un escenario de reactivación económica sustentable, y la recuperación del nivel de empleo formal en general e industrial en particular es el desafío más importante. Medidas como la prohibición de despidos y suspensiones o el régimen de doble indemnización no apuntan en esa dirección. Van en detrimento de la necesaria ampliación de las dotaciones de trabajadores con miras a impulsar el crecimiento económico e impactan sobre el objetivo de la formalización«, se manifestó.

Luego, la entidad sostuvo: «Luego de prácticamente una década de estancamiento y caída de la actividad, que se agudizó con la pandemia, hoy la actividad económica reinició un ciclo de recuperación. El cambio de signo del ciclo económico se observa más claramente en la industria, donde el empleo registrado se encuentra desde septiembre por encima del nivel pre pandemia -actualmente lo supera en 4,5 mil trabajadores-. Esta tendencia se manifiesta en las expectativas netas de contratación para los próximos tres meses, que se ubicaron en terreno positivo por segundo mes consecutivo en noviembre».

Según la asociación, que dice representa a la actividad industrial nacional, el empleo industrial se contrajo en 178.000 puestos de trabajo -tomando en cuenta la economía en conjunto, el indicador muestra que se perdieron 321.000 empleos-. a la vez que se incrementó el trabajo en negro. La UIA, luego, afirma que se debería «en primer término, una política industrial que incorpore la agenda de productividad con mirada estratégica. En segundo término, un marco regulatorio que otorgue credibilidad y previsibilidad a las nuevas contrataciones y dé respuestas a los desafíos de empleabilidad de esta etapa».

«En particular, entendemos que ya no están vigentes las condiciones de excepción que motivaron las medidas adoptadas el año pasado para regular el mercado de trabajo y mitigar los efectos de la crisis. El triple cepo que implica la prórroga del esquema de prohibición de despidos y suspensiones sumada a la doble indemnización plantean un escenario de incertidumbre sobre el marco regulatorio que regirá a las nuevas contrataciones. Ambas situaciones obturan la recuperación del empleo industrial y la recuperación genuina del mercado formal de trabajo, perjudicando especialmente a sectores que tienen potencial para demandar nuevos empleos pero no encuentran certidumbre para hacerlo», expresaron.

«Finalmente, en función de abordar estas transformaciones con el dinamismo que demanda el escenario global, llamamos a considerar un enfoque integral de las relaciones industriales, donde el diálogo social permita adaptar las políticas a la realidad de cada uno de los sectores de actividad«, se concluyó.