La llegada de UBER a Tucumán

La llegada de UBER a Tucumán, está generando fuertes rechazo por parte de los taxistas al considerar que la empresa constituye una competencia desleal.

Uber es una empresa que tiene su origen y su sede en la ciudad de San Francisco, EEUU, que proporciona a sus clientes vehículos de transporte con conductor. Mediante una aplicación móvil conecta a los pasajeros con los conductores de vehículos inscriptos en su servicio. El pasajero puede con tiempo programar su viaje, saber a priori el costo del mismo y abonarlo con su tarjeta de crédito previamente registrada.

La empresa funciona hoy en la mayoría de las grandes ciudades del planeta y también en Latinoamérica, aunque en determinados momentos haya sufrido contratiempos por la firme resistencia de los taxistas.

Después de idas y vueltas en la justicia de la CABA, e incidentes con los taxistas, algunos violentos, en 2018 se conoció la decisión del TSJ porteño de revocar de forma unánime el fallo de la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Penal Contravencional y de Faltas de la Ciudad que había ordenado bloquear de manera preventiva las plataformas digitales de la empresa en todo el territorio nacional, por considerar que esa decisión excedió la competencia de los magistrados que intervinieron. A partir de ese fallo, la empresa quiere expandirse en 30 ciudades de Argentina. En ese mismo año, Mendoza aprobó una regulación para plataformas digitales como Uber y Cabify, por lo que la actividad está ahora amparada por la ley en la capital mendocina.

Uber y su competidora Cabify, con sede en Madrid y que cubre básicamente, España, Portugal y gran parte de Latinoamérica, son resultado del avance de las tecnologías de comunicaciones. Sin duda que estamos asistiendo a una nueva revolución, que es la de la cibernética.

Después de la tracción a sangre y de la máquina a vapor, llegamos a los avances de la tecnología y de la inteligencia artificial actual. Son ellas las que van a potenciar la capacidad humana de un modo tal que cambiará una vez más la manera de vivir. Las tasas de aumento de la productividad son hoy muy significativas. Cuando se comparan las tasas de aumento en la productividad del mundo desde la década de 1970 vemos que en ningún período fueron tan altas como entre la década que fue del año 2000 al año 2010. Y la principal responsable de eso ha sido el uso de la tecnología.

Cuando sobrevino la primera Revolución Industrial muchos intentaron oponerse a ella, temían perder sus trabajos, y sin duda muchos oficios y quehaceres desaparecieron, sin embargo, significó en los hechos, uno de los mayores avances en la historia de la humanidad.  Modificó y afectó todos los aspectos de la vida cotidiana de una manera u otra.

Donde se utilizaban animales se comenzaron a utilizar máquinas, que aumentaron en gran medida los recursos obtenidos. Esto hizo que el salario de las personas también se incrementase, dando un mayor poder adquisitivo que antes ni existía. Los que interpretaron bien los cambios que se avecinaban se adaptaron a ellos, los que no, desaparecieron.  A partir de 1800 la riqueza y el PBI per cápita se multiplicó como no lo había hecho nunca en la historia.

Prohibir a Uber, atrasaría a Tucumán en relación al mundo. Bien recordamos a los coches de plaza, que superaban ampliamente a los pocos taxis que había en nuestra ciudad. Poco a poco desaparecieron, junto a una profesión, los cocheros. En Tucumán también hubo tranvías a caballo, y a vapor, que también fueron reemplazados por el tranvía eléctrico, que funcionó desde 1910 a 1965.

Ya en pleno siglo XXI, el transporte traccionado a sangre es cosa del pasado. La tecnología avanza a pasos agigantados. Desde 2016, Uber está experimentando con autos autónomos, en las ciudades de Pittsburgh y San Francisco, o sea coches que se manejan solos, sin conductor. Hoy es asignatura pendiente renovar el sistema de transporte de Tucumán, para asemejarlo a lo que sucede en el mundo.

Volviendo al tema principal. Sabido es que la competencia mejora los servicios. Los taxis de Tucumán deberán mejorar y adaptarse a los nuevos tiempos, ellos también pueden beneficiarse de la tecnología de las comunicaciones. Sin ir más lejos, Tucumán fue una de las primeras ciudades en habilitar el servicio de radio taxis, y ya hay al menos una empresa que utiliza una aplicación móvil para solicitar un servicio. No hay dudas de que los taxis de Tucumán podrán superar el desafío que implica la llegada de Uber.

spot_img

Notas Relacionadas

spot_imgspot_img