Reventa de entradas: el fiscal investiga una oficina y River busca un empleado infiel

0

De la irrupción en la casa de Héctor Caverna Godoy, líder de la barra de River, al allanamiento en el Monumental hubo movimientos que empezaron a dilucidar algunas cuestiones respecto sobre la reventa de entradas. El fiscal general, Luis Cevasco, aseguró en un raid mediático que existe una “habitación sin identificación” en la que se encontraron “dos computadoras y una impresora”. Y aclaró: “No quiere decir que sean ilegales, sino duplicadas”.

El despacho al que se refería Cevasco, según le aseguraron en el club a Clarín, es uno de los tres sitios donde se imprimen los tickets y está ubicada en el anillo interno del estadio, un lugar concurrido por deportistas y alumnos, frente al auditorio de prensa. Ahí mismo se generan las entradas de protocolo, que luego son repartidas entre los sponsors.

Los plásticos que encontró Norberto Brotto, el fiscal a cargo de la investigación, corresponden a la partida que se compró a principio de año, un modo de amortizar la devaluación, ya que tiene su precio en dólares.

El 97 por ciento de las localidades, en tanto, se imprime en la boletería, donde se entregan a los socios. Y hay un tercer espacio, la oficina de sistemas donde se consignan las tarjetas botón, que tienen acceso a todos los molinetes. Se genera una por cada inspector para cada puerta.

“Uno de los motivos por los que la Agencia Gubernamental de Control (AGC) había clausurado el estadio Monumental fue por exceso de concurrencia. Es decir, hay una serie de cuestiones que vinculan a la dirigencia no solamente con la barra brava, sino con esta irregularidad”, disparó Cevasco.

Rodolfo D’Onofrio dijo desconocer quién le había dado las entradas a Caverna. El viernes, la fiscalía secuestró 300 tickets y 7 millones de pesos en el domicilio que el capo de Los Borrachos del Tablón posee en Villa Devoto. Paralelamente, el club inició una investigación interna. Quieren saber si un “empleado infiel” tiene línea directa con la barra.

Cevasco consideró que era posible relacionar el allanamiento del viernes con el ataque que sufrió el micro de Boca en Lidoro Quinteros y Libertador. Caverna, a través de un audio que se viralizó el lunes, se desligó de la emboscada. Brotto todavía no lo citó a indagatoria. Deberá explicar cómo llegaron a sus manos cientos de entradas con nombre, apellido y DNI de estudiantes universitarios.