Atlético se levantó luego del tropiezo en Mendoza con un triunfo clave ante Central. Flojo atrás, pero certero y efectivo arriba para volver al podio.

 

Atlético acaba de ganar el partido y Ricardo Zielinski murmura algunos insultos camino al vestuario. En la conferencia de prensa posterior los confirma: no se va contento por el nivel del equipo en el segundo tiempo ante Rosario Central (no cualquiera).

Hechos que hablan: Atlético ha llegado a un punto en el que ya no sólo quiere ganar. Raro porque ganar como sea es casi una filosofía de vida para cualquiera con menos de cinco años en Primera y peleando por no descender. Como si ya supiera que para conseguir objetivos más ambiciosos, no bastará con esto. Sin dudas, un click, una muestra de madurez.

Lo curioso de este 2-1 fue ver a un “Decano” débil por arriba. Atlético fue la versión económica de un avión caza fabricado en madera balsa. Poco confiable, porque el viento y los cabezazos de Central, en especial los de Fernando Zampedri, estuvieron cerca de burlar en más de una ocasión al indefenso Cristian Lucchetti, el “Laucha” que dejó una pelota larga en el primer tiempo -ante un largo remate deFederico Carrizo, y Zampedri cambió por gol-. El 1-0 parcial de la visita desnudaba la noche atípica del “Decano”: empezó en modo depredador, buscando destruir todo a su paso y casi que terminó en modo bebé, tomando sopa y rezando por no caer en desgracia.

Todo lo malo que hizo Atlético en defensa fue un lastre de lo bueno que pudo hacer arriba, con un Mauro Matos siempre solidario, exponiendo alma y cuerpo, además del 1-1 parcial, tras esa deliciosa asistencia del señor gol de 25 de Mayo y Chile, Luis Miguel, el Rodríguez del gol y del 2-1 final. Matos fue el obrero del gol y “Pulguita”, el artesano del gol, con ese misil que despintó el parante izquierdo de Jeremías Ledesma, que jamás pudo tomar contacto visual con el remate del simoqueño. Atlético es escolta nuevamente de Racing en la Superliga. Ya logró embolsar 22 puntos en apenas 11 partidos jugados. Una maravilla. Eso es quizás lo más cercano al deseo de este plantel de ganar seguido para así mirar al resto desde arriba y dejar de pensar en el fuego del descenso. La puerta hacia el cielo de los torneos internacionales, además de consolidar a la institución en la A, desvela al grupo. Bien por eso.

Pero volviendo al juego, Ricardo Zielinski se fue masticando bronca. Al “Ruso” le gusta el orden y Atlético, en tomas salteadas, fue desorden. Al “Ruso” le gusta manejar la pelota, pero su “Decano” se empeñó en regalársela a Central todo el complemento. Eso fue quizás lo que más embroncó al técnico, que la esencia de su Atlético no haya marcado tarjeta como acostumbra. Lo bueno es que se ganó y cuando se gana, lo que diga el “diario del lunes” servirá para mejorar los aspectos en los que el equipo no tambaleó. Punto.

Zafó tres veces Atlético, pasado ya el cuarto de hora del segundo tiempo. Tuvo suerte, sí. Pero también inteligencia para, después acorralar de nervios al “Canalla”. Por eso vio la roja Ortigoza…

Y por acciones como esas, en las que hace desesperar al enemigo, Atlético demostró que aún siendo una versión B del gran Atlético que está segundo en la Superliga, demostró que le sobran recursos. Incluso para empacharse con sopa.

Fuente : La Gaceta

spot_img

Notas Relacionadas

La Noche del Turismo llega a San Miguel de Tucumán

El sábado 8 de octubre, San Miguel de Tucumán...

Según las consultoras que releva el BCRA la inflación de 2022 superará el 100%

La inflación de 2022 llegará al 100,3% según los analistas...

Puntos Digitales en el interior

El Ministerio del Interior a cargo del CPN Miguel...
spot_imgspot_img