EE.UU. vs China, Wall Street tuvo la peor caída en un día desde febrero

0

Wall Street vivió un miércoles negro, tuvo su peor caída desde febrero pasado y arrastró a los bonos soberanos en dólares, como así también a los papeles locales en Nueva York (ADR’s) y a la bolsa local.

El 5 de febrero el índice Dow Jones, el principal indicador de Wall Street, había sufrido la mayor caída en puntos de toda su historia, con un retroceso de 1.175,21 unidades. Este miércoles el Jones cayó 3,14% (831.83 puntos). El Nasdaq, de valores tecnológicos, bajó 4,08% a 7.422,05 puntos, su peor valor desde junio de 2016 cuando fue el Brexit.

Hay múltiples factores que explicaron el desplome de ayer. Primero, el contexto de mayor enfrentamiento entre EE.UU. y China por la escalada de los aranceles al comercio bilateral. El FMI comentó esta semana que un aumento del conflicto podría ralentizar el crecimiento global (3,7% esperado para este año). Segundo, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, advirtió a Pekín sobre la manipulación del yuan. Tercero, el aumento de la tasa de interés del bono de 10 años de Estados Unidos (3,16%). Este valor, cuánto más alto es, mayor afecta a las economías emergentes como la argentina ya que se encarecen los intereses que esos países pagan para tomar deuda.

«El movimiento fue inesperado por el mercado, pero se debió a la evolución reciente de la suba de la tasa americana, a partir que quebró el 3,12% / 3.15%. Además, la guerra comercial tienen sus efectos​. El riesgo de que esto siga así respondería a que el mercado empiece a descontar otro contexto de tasas producto de las consecuencias de la guerra comercial», dice a Clarín Pablo Santiago, del broker local Alchemy Valores.

¿Cómo afecta esto la guerra comercial? El cuadro de proteccionismo en Estados Unidos. –por ejemplo en los aranceles contra China- pronostica más inflación y, por tanto, la Reserva Federal anunció que seguiría su calendario de suba de tasas (este año las aumentó tres veces y podría haber una cuarta). Donald Trump criticó hoy la política de Jerome Powell.

Para Pablo Santiago, los bonos soberanos «vienen hace días pesados (es decir que hay una ‘tecnicalidad’) por lo que les cuesta traccionar las buenas noticias de la perdida de volatilidad o la apreciación nominal del peso, pero en cambio bajan con las malas…. No obstante Argentina hoy como riesgo no cayó como los mercados desarrollados y los bonos están incluidos». El analista también sostuvo que la plaza financiera local no cayó tanto para la dimensión que tuvo el derrumbe en Estados Unidos y teniendo en cuenta la propia volatilidad local: «El mercado argentino tampoco reaccionó a la dimensión de esta corrección».

«Lo de este miércoles fue un violento sell off de las acciones estadounidenses enfocado en las tecnológicas y dentro de que empieza la temporada de balances en Estados Unidos, por lo que hay bastante nerviosismo. En otras palabras podría ser una toma de ganancias«, dice Jorge Neyro, de la consultora ACM, ​sobre el rally alcista entre febrero y ayer.

Neyro da esta respuesta aclarando que es una mirada a «corto plazo», pero para entender la dimensión general de este miércoles negro sostiene: «El bono del Tesoro sigue en niveles de 3,16%/17%. Está cerca de los máximos. Además, está la guerra comercial con Chica y el informe del FMI que habló del ralentizamiento del crecimiento mundial». Para Neyro, asimismo, los «bonos soberanos en dólares no sobrereaccionaron a este clima y tuvieron una caída razonable entre 1% y 2%».

¿Cómo puede afectar esto al esquema financiero argentino, actualmente con una «primavera cambiaria» sostenida por tasas del más de 70% para los bancos a través de las Leliq?

«Depende de cuánto se mantenga este clima financiero externo poco favorable; si esto dura unos días más y todo vuelve al alza no va a afectar, pero si se profundiza un poco más, un par de semanas más, puede tener efectos locales sobre el dólar y las tasas de interés. Para ver sus efectos necesita consolidación», dice Neyro.

Pablo Santiago, finalmente, dice que el programa financiero de 2018 y de 2019 estarían cubiertos por el acuerdo, pero «definitivamente podría afectar a las finanzas globales un deterioro en el apetito por el riesgo».

spot_img