Dos casos insólitos en pocos días: encontraron sus billetes de lotería olvidados y ahora son millonarios

Ser el poseedor de un billete de lotería acreedor de un premio millonario es un hecho totalmente extraordinario. Haberlo dejarlo olvidado por meses y hallarlo medio de casualidad a tiempo para cobrar el premio es algo todavía más improbable. Y la probabilidad de que esa secuencia de hechos ocurra dos ocasiones en poco tiempo tienden a cero. Pero eso es lo que ocurrió. Con diferencia de pocos días, un canadiense recuperó del forro de un abrigo un ticket de lotería con un premio de 1,75 millones de dólares canadienses (1,35 millones de dólares estadounidenses) . Y un hombre de Connecticut, EE.UU., encontró en su billetera un boleto olvidado de Powerball premiado con US$ 1 millón.

Según informó la agencia de noticias AFP, el canadiense Gregorio De Santis cobró días atrás su cuantioso premio tras encontrar en el forro de una abrigo un billete de lotería comprado diez meses atrás. El afortunadísimo hallazgo lo realizó mientras clasificaba ropa suya para donar.

«Cuando validó su boleto, creyó que había leído 1.750 dólares en la pantalla», contó en su sitio web la compañía Loto-Quebec. Cuando se dio cuenta del dinero que había ganado, el corazón de Gregorio «casi se detuvo», indicó la empresa.

De Santis hizo bien en escuchar a su hermana, quien le había sugerido que limpiara su armario para donar ropa. Siguiendo su consejo, el hombre, oriundo de Montreal, dio con el billete, que había comprado en diciembre de 2017, en el forro de una chaqueta.

«Nunca habría mirado en este armario si no fuera por ella», dijo, según Loto-Quebec.

De Santis, quien ha jugado a la lotería desde la década del 70, ya había ganado 4.000 dólares a principios de los 2000.

Con su premio, De Santis planea reforzar su plan de jubilación y disfrutar de algunos partidos de hockey sobre hielo con su sobrino.

Por su parte, la Lotería de Connecticut (Lottery Connecticut Lottery) contó en su sitio web el caso de Charles Dudley, un residente de Redding, un pueblo del condado de Fairfield, que se presentó a cobrar un premio de US$ 1 millón del sorteo del 2 de mayo de este año.

Solo quedaban 23 días antes de que expirara el boleto.

«Ese día (el 2 de mayo) me detuve para tomar un helado en la estación de Shell de Georgetown», contó Dudley. «Mientras estaba allí, compré un Powerball Quick Pick, lo puse en mi billetera y luego lo olvidé».

Meses más tarde, Dudley estaba revisando su billetera y se encontró con el boleto de Powerball, escondido entre varios recibos antiguos. «Revisé los números ganadores en el sitio web de la Lotería y no lo podía creer. Lo revisé una y otra vez. Los números coincidían. Sin embargo, no se sentía real hasta que verifiqué la ubicación donde se vendió el boleto. ¡Era donde había comprado mi boleto!», relató.

spot_img

Notas Relacionadas

spot_imgspot_img