Lourdes Carle, la tenista que da grandes pasos y siempre quiere más

Crandon Park, Key Biscayne, Florida. Diciembre de 2015. La Navidad llegó antes para María Lourdes Carle, que con una sonrisa de oreja a oreja se saca la foto con la que siempre soñó. Aunque no tenía un trofeo en las manos, lo había logrado: a los 15 años, conseguía el prestigioso torneo Orange Bowl, ese que ganaron Roger Federer, Andy Murray y Juan Martín Del Potro.

“Fue algo increíble. Cuando lo gané, no lo podía creer. Ahí me di cuenta que estaba preparada para ir por algo muy grande y entendí que podía ser una gran jugadora”, le dice a Clarín, desde la Villa Olímpica, quien hoy debutará en el torneo de dobles de los Juegos Olímpicos de la Juventud.

A partir de ese momento, la carrera de esta jugadora tomó velocidad crucero y se movió a pasos agigantados. El éxito alcanzado en tierras estadounidenses le otorgó la posibilidad de debutar al año siguiente en la Fed Cup frente a Ucrania, de visitante. “Fue una excelente experiencia contra chicas que estaban muy bien ranqueadas. Aprendí muchísimo esa semana porque era chica y entrenarme con jugadoras de ese nivel me sirvió mucho”, asegura.

Claro que todo este fenómeno impulsado por la joven nacida en Daireaux, provincia de Buenos Aires, tuvo un punto de partida. Y fue en el club Independiente de su ciudad natal, porque estaba enfrente de su casa y allí ya jugaba Pedro, su hermano mayor.

Lógicamente, no todo en la vida de Carle gira en torno a pegarle (y muy bien) a la pelota. El estudio forma parte importante de su vida. Como es frecuente en los deportistas juveniles de alto rendimiento, completar el colegio secundario es una dificultad y por eso eligen terminarlo a distancia. Sin embargo, eso no la alejó de sus amigos de toda la vida y anticipa con felicidad la posibilidad de que la vean jugar por primera vez. “Al jugar en Buenos Aires, ellos van a poder venir a verme y es algo que voy a tener que aprovechar al máximo porque va a ser muy lindo”, comenta con entusiasmo.

Por la importancia que la da al estudio, la tenista eligió firmar para ser jugadora de la Universidad de Georgia, en Estados Unidos, donde comenzó a estudiar en agosto. Axel Geller, ex número 1 del mundo de juniors, lo hace para Stanford desde septiembre del año pasado.

-¿Por qué elegiste Estados Unidos?

-Porque es una gran opción. Puedo estudiar y seguir jugando al tenis. Quiero estar un año para asegurarme la beca y volver cuando quiera para después jugar profesionalmente. Es un lugar donde se entrena bien y juego muchos partidos al año y agarro ritmo para cuando me largue al profesionalismo en abril de 2019.

“Mis expectativas en los Juegos son disfrutar al máximo. El hecho de que sean en mi casa, delante de familia y amigos, lo hace especial. Quiero que el resultado sea una consecuencia de eso -aclara-. Obvio que quiero ganar una medalla, pero sé que tengo que estar bien de la cabeza. Creo que puedo lograrlo, porque estoy concentrada para eso”, se esperanza Carle.

Gabriela Sabatini, ex número 3 del mundo y campeona del US Open de 1990, será una de las embajadoras de los Juegos. Para Carle esto representa una gran oportunidad: “Gaby acompaña a todos los tenistas argentinos. Fue una gran jugadora y seguro que nos va a transmitir sus experiencias de la mejor manera. La conocí en Wimbledon este año y la verdad es que es una persona con mucha humildad”. Haber conocido a una de las mejores tenistas de la década de los ‘90 no fue la única experiencia que le dejó haber participado en los cuatro grandes. “Creo que si hay algo lindo de los Grand Slams es que ves a todos los jugadores. Hablé con Del Potro y fue una charla muy linda. Te sentís cómoda, te preguntan cómo te fue y en el momento no lo podés creer, pero después lo disfrutás un montón”, rememora.

También vienen buenos recuerdos al visualizar su primer título como profesional en el Women’s Circuit de San Lorenzo, el año pasado. “Fue un lindo torneo. Venía con una gran confianza después de haber llegado a las semifinales en Flushing Meadows. Jugué bien y tuve una gran semana. Pudo venir mi familia, así que lo disfruté el doble”, confiesa.

A paso sostenido, Lourdes Carle se perfila como una de las grandes promesas del deporte argentino. En Buenos Aires 2018, buscará cerrar una etapa llena de alegrías y satisfacciones subida al podio y con una medalla colgada.

spot_img

Notas Relacionadas

Coronavirus: las vacunas CanSino serán fabricadas en la Argentina

El Laboratorio Richmond y la empresa farmacéutica CanSino Biologics Inc. (CanSinoBIO), de...

Jaldo recibió al exfuncionario municipal Antonio “Tony” Álvarez y al concejal Sangenis

El gobernador, Osvaldo Jaldo, recibió esta mañana en su despacho...

Ataque a CFK: recuperaron mensajes de Telegram y WhatsApp del teléfono formateado de Sabag Montiel

La jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo recibieron esta...
spot_imgspot_img