General La Madrid se convirtió en el primer municipio autorizado por Nación a cultivar con fines medicinales cannabis

La ministra de Salud Carla Vizzotti aprobó un proyecto que este pueblo bonaerense había elaborado en su Consejo Deliberante en 2016.

Un pequeño pueblo de 12 mil habitantes en el medio de la pampa húmeda de la Provincia de Buenos Aires se convirtió ayer en el primer municipio del país en conseguir una autorización del Gobierno nacional para cultivar cannabis con fines de investigación medicinal.

En una resolución firmada por Carla Vizzotti, el Ministerio de Salud determinó que La Madrid finalmente pueda activar un proyecto que empezó a diseñar hace siete años, cuando eran muy pocos los que se animaban a hablar de la planta de marihuana como algo beneficioso para la salud.

Es un premio a la iniciativa y la convicción del intendente de la ciudad, el médico vecinalista Martín Randazzo, que logró la unanimidad de la sociedad de su ciudad a partir de charlas y debates y finalmente, cinco años después de aprobada la ordenanza local, recibió el reconocimiento del Gobierno de la Nación.

En General La Madrid -ubicada al sudoeste de la zona central de la Provincia, vecina de Olavarría- si se habla del uso medicinal del cannabis hay consenso. Bomberos, docentes, bibliotecarias, el cura, padres, madres, hijos, médicos y enfermeros, radicales y peronistas están todos de acuerdo en que la vieja planta prohibida ayuda a los doloridos.

El proyecto que aprobó Vizzotti el jueves consiste en la investigación de dos cepas específicas de cannabis con alto contenido de CBD (un cannabinoide no psicoactivo que funciona muy bien, según evidencia científica, con pacientes que padecen epilepsia refractaria, entre otros) sobre el suelo de La Madrid y bajo diferentes condiciones ambientales de cultivo “en relación al rendimiento y contenido de cannabinoides”.

Con la colaboración del INTA Balcarce y las universidades nacionales de La Plata y Mar del Plata, el municipio de General La Madrid comenzará a trabajar dentro de un predio de 80 por 40 metros más un invernáculo de 10×30 metros sobre una hipótesis, según se expresa en el proyecto presentado al Gobierno nacional: “El contenido de fitocannabinoides y terpenos (de la planta de cannabis) varía en función de las condiciones ambientales a las que son expuestas las plantas durante su cultivo. Los métodos de extracción utilizados influyen en la concentración de compuestos activos de la resina”.

Los fitocannabinoides y los terpenos son elementos esenciales en la elaboración de aceites y tinturas para el tratamiento medicinal o terapéutico. Para eso, el intendente Randazzo espera contar con la autorización del Instituto Nacional de Semillas para importar, en principio, dos cepas ricas en CBD. Originalmente había tramitado una posible importación desde California, Estados Unidos, pero la demora hizo abrir otras puertas, como la de Colombia, que en los últimos años avanzó muchísimo en el negocio del cannabis medicinal.

Aunque Randazzo no lo quiera admitir, de todos modos, el jefe comunal apuesta a que en un futuro no muy lejano puedan experimentar en el pueblo que gobierna con cepas nacionales (lo que sería la primera semilla de cannabis hecha en argentina), una idea que ya contempla la nueva reglamentación de la ley de uso medicinal. En todos los casos que por ahora piensa La Madrid, el contenido de THC -la molécula psicoactiva- de las plantas que cultivará en tierra pública será menor al 1%.

“Tenemos armado el espacio físico en el Parque Industrial, con doble alambrado olímpico, iluminación, monitoreo de segurodad, el invernáculo de 10×30. Es un proyecto de investigación. Hoy ya no viene a aportar mucho porque existe evidencia científica pero lo importante es que vamos a plantar legalmente. Y a partir de ahí surgirán otras cosas”,  Randazzo, un médico cirujano que comenzó a militar por el uso medicinal del cannabis después de presenciar una charla de su colega y amigo Marcelo Morante y el especialista canadiense Mark Ware en la Universidad de La Plata, allá por 2014, cuando el uso medicinal del cannabis en Argentina estaba en la mente de muy pocas personas.

Un año después, Randazzo ganó las elecciones a Intendente con su partido vecinalista Todos por La Madrid, en la boleta de Juntos por el Cambio. Las paradojas de la política hicieron que durante el gobierno de Macri se ignorara completamente el proyecto de La Madrid, presentado en varias oportunidades durante esa gestión, la última, en septiembre de 2019.

“Cambió la reglamentación de la ley en 2020 y eso nos puso en carrera. Al cambiar la reglamentación el proyecto empezó a transitar un proceso de aprobación. Es un paso importante relacionado a la mirada de Vizzotti, que es muy buena. Sumado a la ley que se está haciendo en Provincia de Buenos Aires y al planteo del Presidente Alberto Fernández en el Congreso, pensando en un desarrollo integral, generando ingresos y trabajo, como puede ser el cannabis desde lo productivo”, detalló Randazzo, y agregó: “El sueño nuestro es plantar legalmente. Con eso, las posibilidades se irán abriendo. Y generar política de salud pública para mejorar el dolor de nuestra gente, ya que sabemos que el cannabis en enfermedades inflamatorias u oncológicas ayuda muchísimo”.

Randazzo tiene ahora la esperanza puesta en la Legislatura bonaerense, donde una ley presentada por el gobernador Axel Kicillof busca regular la producción y el cultivo personal de la planta de marihuana para aplicaciones medicinales, terapéuticas e industriales está en plena discusión parlamentaria.

“Nos entusiasma muchísimo lo que se ve en la Provincia. Hay una ley en Diputados del Gobernador que es muy buena, que tiene el mismo espíritu que la reglamentación nacional. Hoy nosotros lo que tenemos es el proyecto de investigación. Necesitamos que lo que se presentó en Provinciaa se apruebe y salgan resoluciones. La potencialidad es muy importante. La industria del cannabis generará más empleo que cualquier otro producto que ya de por sí da mucha mano de obra, como la vid o el olivo en La Rioja, por ejemplo”, adelantó el intendente de La Madrid.(Reuters)(Reuters)

“El mundo entero está acompañando el avance científico que el cannabis medicinal otorga para el beneficio de los ciudadanos que lo consumen como parte de un tratamiento médico y/o paliativo del dolor, y es así que la Provincia debe acompañar esa apertura hacia nuevas formas de beneficiar a la comunidad”, fue la introducción de Kicillof en el proyecto de ley, que, según fuentes consultadas por este medio, camina hacia el consenso y la aprobación.

En La Madrid ven la oportunidad del cannabis mucho más allá de la cuestión asociada a “las drogas” y el narcotráfico. Estudiaron el tema y saben que el potencial económico es un factor que puede ser determinante para el desarrollo de este pueblo en un futuro cercano.

Un estudio reservado hecho por el Gobierno nacional  estima que el mercado de cannabis medicinal legal puede llegar a mover, en sus comienzos, 450 millones de dólares anuales. Por eso, si bien La Madrid, es el primer municipio, ya hay estados provinciales y proyectos público-privados en marcha, como Jujuy, Misiones, San Juan, La Rioja y trabajos similares al del municipio bonaerense, como el que llevan adelante en Río Negro el INTA Alto Valle y la organización local Ciencia Sativa.

spot_img

Notas Relacionadas

spot_imgspot_img