Dom. Jul 21st, 2024

En Argentina, son muchas las personas que viven con los niveles de azúcar alto. Sin embargo, la mayoría lo desconoce, al igual que los riesgos para la salud que eso puede ocasionar. No obstante, tener el azúcar alto no siempre es sinónimo de diabetes, pero sí es la antesala de este problema de salud. Desde hace años, expertos e instituciones advierten de la importancia de detectar …

¿Por qué aumenta el nivel de azúcar en la sangre?

Numerosos factores pueden afectar cómo y por qué aumenta el azúcar en la sangre. Algunas personas pueden necesitar administrarse insulina insuficiente u olvidar administrar la cantidad recomendada a lo largo del día si están preocupadas. Otros pueden crear cantidades excesivas de glucosa porque tienen diabetes y no pueden utilizar completamente la energía contenida en los alimentos.
Las causas de algunas personas pueden no ser tan obvias. Por ejemplo, podría tener que ver con cómo una persona maneja su nutrición y estilo de vida o cómo su cuerpo responde al estrés. Se encuentran disponibles enfoques tanto a corto como a largo plazo para controlar la glucemia alta.

¿Cuáles son los síntomas del nivel alto de azúcar en la sangre?

Una cantidad peligrosamente alta puede causar mareo, mareos y temblores. Si la condición empeora rápidamente, también puede experimentar shock o problemas respiratorios. Tan pronto como sea posible, llame al 911, coloque una vía intravenosa en el brazo (si está disponible) y administre insulina por vía intravenosa hasta que el nivel de glucosa en sangre del paciente caiga por debajo de 200 mg/dl.

¿Cómo reducir los niveles altos de azúcar?

1. Haz ejercicio regularmente

El ejercicio regular puede ayudarte a perder peso e incrementar la sensibilidad a la insulina. El incremento en la sensibilidad a la insulina significa que tus células pueden usar mejor el azúcar disponible en tu torrente sanguíneo.
El ejercicio también ayuda a tus músculos a usar el azúcar en la sangre para tener energía y mejorar la contracción muscular.
Si tienes problemas con el control del azúcar en la sangre, deberías verificar tus niveles de manera rutinaria. Esto te ayudará a conocer cómo responder a las diferentes actividades y a evitar que tus niveles de azúcar en la sangre suban demasiado o bajen demasiado.


Las buenas formas de hacer ejercicio incluyen levantamiento de pesas, caminar a buen ritmo, correr, manejar bicicleta, bailar, caminar, nadar y más.

2. Controla tu ingesta de carbohidratos

Tu cuerpo convierte los carbohidratos en azúcares (principalmente en glucosa) y luego la insulina los mueve hacia las células. Cuando ingieres demasiados carbohidratos o tienes problemas con la función de la insulina, este proceso falla y los niveles de la glucosa en la sangre suben. Sin embargo, existen varias cosas que puedes hacer al respecto.
Muchos estudios también han demostrado que una dieta baja en carbohidratos ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre y a evitar los picos.
Lo que es más, una dieta baja en carbohidratos puede ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre a largo plazo.

3. Incrementa tu ingesta de fibra

La fibra reduce la digestión de carbohidratos y la absorción de azúcar. Por estas razones, promueve un incremento más gradual en los niveles de azúcar en la sangre. Además, el tipo de fibra que ingieres puede jugar un papel.
Existen dos clases de fibra: insoluble y soluble. Aunque ambas son importantes, la fibra soluble específicamente ha demostrado que promueve niveles más bajos de azúcar en la sangre.
Adicionalmente, una dieta alta en fibra puede ayudar a manejar la diabetes tipo 1 al mejorar el control del azúcar en la sangre y reducir las bajas del azúcar en la sangre.
Los alimentos que son altos en fibra incluyen vegetales, frutas, legumbres y granos integrales

4. Bebe agua y permanece hidratado

Beber suficiente agua puede ayudarte a mantener tus niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites saludables. Además de prevenir la deshidratación, ayuda a tus riñones a drenar el exceso de azúcar en la sangre a través de la orina.
Un estudio observacional demostró que las personas que beben más agua tenían un riesgo menor de desarrollar niveles altos de azúcar en la sangre.
Beber agua regularmente rehidrata la sangre, reduce los niveles de azúcar en la sangre y reduce el riesgo de diabetes.

5. Implementa el control de las porciones

Controlar las porciones ayuda a regular la ingesta de calorías y puede ocasionar pérdida de peso. Por consiguiente, controlar tu peso promueve niveles saludables de azúcar en la sangre y se ha demostrado que reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.
Monitorear los tamaños de las porciones también ayuda a reducir la ingesta de calorías y posteriores picos de azúcar en la sangre.
Aquí encontrarás unos consejos útiles para controlar las porciones:

  • Mide y pesa las porciones.
  • Usa platos más pequeños.
  • Evita los restaurantes con menús “come todo lo que puedas”.
  • Lee las etiquetas de los alimentos y verifica los tamaños de las porciones.
  • Mantén un diario de alimentos.
  • Come despacio.
6. Elige alimentos con un índice glucémico bajo

El índice glucémico se desarrolló para evaluar la respuesta del azúcar en la sangre del cuerpo a los alimentos que contienen carbohidratos. Tanto la cantidad como el tipo de carbohidratos determinan cómo una comida afecta los niveles de azúcar en la sangre. Aunque el índice glucémico de los alimentos es importante, la cantidad de carbohidratos consumidos también lo es.
Los alimentos con un índice glucémico bajo incluyen los mariscos, carne, huevos, cereales, cebada, frijoles, lentejas, legumbres, batatas, maíz, camotes, la mayoría de las frutas y vegetales sin almidón.

7. Controla los niveles de estrés

El estrés puede afectar tus niveles de azúcar en la sangre. Las hormonas como glucagón y cortisol se segregan durante el estrés. Estas hormonas hacen que los niveles de azúcar en la sangre se incrementen.
Un estudio demostró que el ejercicio, la relajación y la meditación redujeron significativamente el estrés y bajaron los niveles de azúcar en la sangre en los estudiantes.
Los métodos de ejercicio y relajación como yoga y reducción del estrés basada en la conciencia pura también pueden corregir los problemas de secreción de insulina en la diabetes crónica.

8. Monitorea tus niveles de azúcar en la sangre

“Lo que se mide se controla”: Medir y monitorear los niveles de glucosa en sangre también puede ayudarte a controlarlos. Por ejemplo, mantener un registro te ayuda a determinar si necesitas ajustar tus comidas o medicamentos.

También te ayuda a determinar cómo reacciona tu cuerpo a determinados alimentos. Intenta medir tus niveles todos los días y mantener un registro de las cifras en un diario.

9. Duerme suficiente y bien

Dormir suficiente se siente maravilloso y es necesario para la buena salud. Los malos hábitos de sueño y la falta de descanso también afectan los niveles de azúcar en la sangre y la sensibilidad a la insulina. Pueden incrementar el apetito y promover el aumento de peso.
La privación del sueño disminuye la liberación de las hormonas del crecimiento y aumenta los niveles de cortisol. Ambos juegan un papel importante en el control del azúcar en la sangre. Además, dormir bien se trata tanto de cantidad como de calidad. Es mejor dormir una cantidad suficiente y de alta calidad todas las noches.

10. Pierde algo de peso

Es simple, mantener un peso saludable mejorará tu salud y te evitará futuras complicaciones. El control de peso también promueve niveles saludables de azúcar en la sangre y ha demostrado reducir tu riesgo de desarrollar diabetes.
Incluso, una reducción del 7% en el peso corporal puede disminuir tu riesgo de desarrollar diabetes hasta en 58%, y parece funcionar aún mejor que el medicamento. Es más, esta reducción en los riesgos se puede mantener con los años. También debes estar consciente de tu cintura, ya que posiblemente es el factor más importante relacionado con el peso para calcular tu riesgo de diabetes.
Tener una medida saludable de la cintura puede incluso ser más importante que tu peso general.