Lun. Abr 15th, 2024

No se puede negar que el gobierno de Javier Milei avanza rápido, aunque esa rapidez le provoca algunos tropezones. Y sería bueno que el presidente entienda bien, que lo más valioso en una democracia es la independencia e interrelación entre los poderes del Estado.

Pero hoy quiero referirme al grave problema de la corrupción que ha ingresado con firmeza en todos los recovecos del Estado y que no será fácil eliminarla. Cuando las máximas figuras de la política dan el mal ejemplo, ¿qué podemos esperar de las segundas, terceras o cuartas líneas?

Se está afirmando ahora que punto donde se toca, sale pus. Y así parece ser.

El escándalo de los seguros de la Anses, que mostró la acción de gestores vinculados al poder político que cobraban comisiones millonarias en el mercado cautivo del Estado, fue denunciado en la Justicia y uno de los principales implicados es el expresidente Alberto Fernández. Se lo acusa, entre otros delitos, de malversación de fondos públicos, violación de deberes de funcionario y abuso de poder debido a los contratos de gestoría dados de alta durante su presidencia a favor del esposo de su histórica secretaria privada María Cantero, su amigo personal Héctor Martínez Sosa.

Fue Osvaldo Giordano, titular del organismo, quien, antes de dejar su cargo, comenzó a investigar el asunto y resolvió dar marcha atrás con un contrato por $ 20.000 M con Nación Seguros, que habilitaba la intervención de brokers intermediarios

La turbiedad de las contrataciones de la Anses, con los seguros, fue revelada en una columna del editor general adjunto del diario Clarín, Ricardo Roa, titulada “Destapan otra caja negra de la política en la ANSES”. El columnista relata que Giordano, investigó dentro del organismo durante los dos meses que duró en su cargo un negocio de 20.000 millones de pesos anuales y 300 millones en comisiones mensuales con los seguros y las comisiones de los intermediarios. En la investigación, en concreto, Roa mencionó al empresario Pablo Torres García.

Alberto Fernández, de regreso de España, se defiende e intenta despegarse del escándalo: “Yo no pedí por nadie, y si mi secretaria lo hizo, se extralimitó” afirma el expresidente. Negó que haya realizado gestiones con funcionarios para que contraten al productor de seguros Martínez Sosa y que tampoco le pidió a su secretaria Cantero, que lo haga: “Dudo que ella haga una cosa así; si lo hizo, no lo avalo; ninguno te va a decir que pedí por alguien; yo lo dudo, pero no puedo garantizar que ella no haya hecho una cosa así; si fue así, se extralimitó”, aseguró el expresidente.

La Oficina Anticorrupción pidió ser parte del expediente judicial que quedó a cargo del juez Julián Ercolini y ya prepara una segunda presentación para los próximos días, para poder ofrecer pruebas y empujar el desarrollo de la investigación. La causa comenzó en los tribunales de Comodoro Py, con una denuncia de la abogada Silvina Martínez.

Ojalá que el gobierno de Milei pueda detener la corrupción, un mal endémico en nuestra Argentina. Nadie olvida las palabras del dirigente gastronómico Luis Barrionuevo en el programa televisivo de Mariano Grondona, en 1990, cuando dijo “tenemos que dejar de robar por lo menos dos años”. Es que la corrupción es la mayor generadora de pobreza y provoca una herida muy profunda en los valores morales de una sociedad.