Jue. Feb 22nd, 2024

Javier Milei regresó esta mañana al país y continúa la tarea de completar su gabinete. Confirmó que Luis Caputo será su ministro de Economía. Estima que el ex secretario de Finanzas de Macri, es la persona más competente para resolver el problema de las Lelics, un tema que considera prioritario en el comienzo de su gobierno. El presidente electo está convencido de que si se equivoca en este delicado asunto, podría terminar en una hiperinflación.

Milei en diferentes declaraciones radiales califica como «extraordinaria» la reunión que mantuvo en la Casa Blanca en Washington con Jake Sullivan, consejero de Seguridad Nacional de la administración de Joe Biden.

La reunión fue extraordinaria, presentamos los desafíos que tenemos por delante y el programa económico que vamos a encarar. También planteamos nuestro alineamiento internacional y recibimos una respuesta favorable”, sostuvo Milei en una de sus intervenciones radiales.

El electo presidente comenzó su gira por los EE. UU. en Nueva York, donde visitó la tumba de un rabino muy famoso, Menachem Mendel Schneerson, conocido como “el rebe de Lubavitch” y considerado milagroso. Al que Milei respeta profundamente y que ya había visitado en plena campaña electoral. Fue un momento «especial, simbólico, muy lindo», comentaron cerca del libertario. En una entrevista televisiva antes de partir, había anticipado que quería cumplir con este ritual como gesto de agradecimiento. Milei es católico, pero tiene una relación muy cercana con la comunidad judía.

El presidente electo tiene una amistad muy fluida con el rabino del templo de la calle Borges de Buenos Aires (Templo ACILBA). Aclara que “es una persona que quiero muchísimo, que le consulto regularmente” y sostiene “Me da mucha tranquilidad espiritual en un momento dónde recibo ataques constantes de la casta política, y soy sometido a calumnias y mentiras”, señaló.

Decíamos ayer que la pequeña delegación que acompañó al mandatario electo estuvo compuesta por su hermana Karina, Santiago y Luis Caputo, Nicolás Posse, Gerardo Werthein y el embajador de los Estados Unidos en Argentina, Marc Stanley, autorizado por su gobierno a formar parte del grupo y que el costo del viaje había sido costeado de manera proporcional por cada uno de los participantes. Gerardo Werthein pagó lo del Embajador Stanley.

En Nueva York almorzó con el expresidente demócrata Bill Clinton y con Chris Dodd, enviado de Biden para América Latina, a quienes les explicó su programa de Gobierno. Esto fue interpretado como un gesto positivo hacia la administración actual, que no ve con buenos ojos la amistad de Milei con el republicano Donald Trump.

El expresidente Clinton, figura muy influyente en la política norteamericana, aconsejó a Milei, de utilizar las primeras semanas de gestión para asumir las medidas políticas más importantes. Por su parte Dodd ratificó la voluntad de la Casa Blanca de apoyar a la Argentina en el actual escenario de grave crisis económica.

Las reuniones con el Tesoro y con el Fondo Monetario estuvieron a cargo de Luis “Toto” Caputo y Nicolás Posse. También los acompañó el Embajador Stanley. Los encuentros fueron calificados como “protocolares” en la comitiva de Milei, pero lejos de una simple presentación, ya se comenzó a perfilar el trabajo que comenzará el 10 de diciembre luego de que Milei se calce la banda presidencial.