Mar. Feb 27th, 2024

Casi todos los encuestadores pronosticaban un empate técnico, algunos con Milei a la cabeza, ganando por muy pocos puntos y otros poniendo arriba a Sergio Massa. Pero a la hora de la verdad el libertario le sacó más de 11 puntos de ventaja al ministro de economía y no solo se transformó en presidente electo, sino, además, resultó el presidente más votado desde el advenimiento de la democracia. Obtuvo el 56 % de los votos, cerca de 15 millones de sufragios. Ganó también en 20 de las 23 provincias y en la CABA.

Antes de conocerse los resultados oficiales, Sergio Massa reconoció el triunfo de Milei y lo felicitó, ofreciendo una transición ordenada. Esta transición comenzó el día de hoy, cuando Javier Milei fue a Olivos a entrevistarse con el presidente Alberto Fernández.

Massa movilizó todos los recursos del Estado durante la campaña como pocas veces se vio antes.  Además, centró su discurso en infundir el miedo de un salto al vacío si votaban por Milei. La sucia campaña que incluía volantes, carteles y afiches del impacto que tendría un gobierno de los libertarios en los bolsillos de la gente y los derechos de los ciudadanos, se dio en todos los ámbitos posibles, desde estaciones de ferrocarril, a trenes, oficinas y hasta aulas universitarias. También se declararon en contra del libertario, grupos de artistas, algunos intelectuales, e insólitamente, algunos organismos públicos.

Pero el hartazgo de la gente superó a la campaña del miedo. La ciudadanía quiere un cambio, un cambio muy profundo que rescate a un país que alguna vez fuera la admiración del mundo, hoy sumido en la pobreza, por malas prácticas políticas y que se re encamine por la senda del progreso.

Milei hereda una situación económica y social calamitosa, y el desafío que le espera es gigantesco. Deberá acordar con los diferentes bloques de un Congreso disperso, muchas de sus propuestas de campaña, tarea que no es sencilla. Está convencido de que el país no puede demorar los cambios, que deben hacerse de inmediato y no de manera gradual.

El apoyo de Macri y Patricia Bullrich resultó fundamental para lograr el triunfo y Milei debe atender los consejos de estas dos figuras políticas, con toda la experiencia que ellos han recogido a lo largo de muchos años. Milei es un outsider de la política y no conoce el funcionamiento del Estado, necesita del apoyo de personas de gran experiencia como los nombrados, y de otros como Guillermo Francos que será su Ministro del Interior, o los economistas Roque Fernández ex Ministro de Economía o Carlos Rodríguez, fundador de UCEMA y ex Secretario de Política Económica. Se rumorea que Federico Sturzenegger ex presidente del Banco Central en el gobierno de Macri sería su ministro de economía, sin duda un economista experimentado y valioso. La electa diputada Diana Mondino, si bien no tiene experiencia en el Estado, es una figura muy destacada del ámbito económico, será la Canciller.

Pero después del 10 de diciembre, día de la asunción de las nuevas autoridades, se esperan tiempos conflictivos. Los movimientos sociales están en estado de alerta y nadie sabe cómo se manejarán con el nuevo gobierno, pero todo hace pensar que diciembre será un mes muy caliente. De manera similar el sindicalismo está muy callado, pero recordemos que a Macri le hicieron cinco paros generales mientras que, a Fernández, a pesar de la pobreza y de la pérdida de poder real del salario, no le hicieron ninguno.  En una democracia, cuando el pueblo se manifiesta en las urnas con tanta contundencia, los que no están de acuerdo también deben colaborar para que el país salga adelante.