Jue. Feb 22nd, 2024

La falta de combustible y medicamentos en la Franja de Gaza pone en riesgo las vidas de quienes dependen de un respirador, de una incubadora o de cualquier artefacto que requiera electricidad o medicamentos o insumos médicos, indispensables para controlar una enfermedad grave.

Nuestro país no está en guerra, pero también falta combustible e insumos médicos básicos para ciertas dolencias, como los utilizados en diversas cardiopatías. El asunto ya adquiere enorme amenaza. Porque el combustible no solo escasea y falta para los automotores particulares, sino también para el transporte de alimentos frescos y todo tipo de mercaderías y también para el agro.  En cuanto a los insumos médicos, las asociaciones de profesionales de la salud vienen advirtiendo sobre la gravedad del problema.

Resulta evidente la falta de previsión de las autoridades del área, y también la descoordinación con los funcionarios económicos que tienen que autorizar el uso de divisas. Es indignante que haya divisas para adquisiciones lujosas y no para insumos médicos.

Era lógico que el problema se colara en la campaña por el ballotage, el ministro y candidato Sergio Massa, en Tucumán, para asistir a la asunción de Jaldo, lanzó un ultimátum a las petroleras, “Si el martes a la noche no está resuelto, no van a poder sacar un barco” en referencia que no podrán exportar.

El otro candidato, Javier Milei, declaró que Massa busca arreglar el problema “a garrotazos” y que los problemas de abastecimiento “son una postal por adelantado de lo que sería una eventual presidencia” del ministro. Además, agregó, “Él da las mismas explicaciones que daba Nicolás Maduro cuando en Venezuela faltaba el papel higiénico. Decía que la gente comía más y por eso faltaba, cuando los venezolanos bajaron en promedio 10 kilos cada uno” es lo que dijo el candidato de La Libertad Avanza.

La secretaria de Energía, Flavia Royon se disculpó señalando: “Está en proceso logístico la bajada de barcos con combustible. Hay que ver cómo esto va regularizando la situación y cuándo llegan los restantes. La situación tenderá a descomprimirse a medida que esos barcos entren”. La petrolera estatal YPF por su parte informó que el mismo viernes habían empezado a descargar barcos con combustible y mañana se sumaría otro de Shell, con lo que el expendio de combustible podría comenzar a normalizarse en los próximos días.

El asunto no merece mayores comentarios, las largas filas de vehículos en algunas estaciones de servicios, otras cerradas por la falta de combustible, camiones parados al costado de las rutas y la gente del campo clamando para que se resuelva el problema, es suficiente para que todos comprendamos la gravedad del asunto y la incapacidad de este gobierno para resolver problemas básicos.