La fuerza es el derecho de las bestias

“La fuerza es el derecho de las bestias” frase del filosofo romano, Marco Tulio Ciceron, fue utilizada por el General Juan Domingo Perón, para titular el primer libro que escribió en el exilio.
¿Cómo no relacionarla con las amenazas del camionero y líder de la CGT, Hugo Moyano si ponen entre rejas a su hijo Pablo?. El jefe sindical, de muy mala imagen pública desde hace muchos años, pero que mantiene su liderazgo merced a los intríngulis de las componendas gremiales, acusa al Presidente Macri de dar la orden a la justicia para atacar a su familia y amenaza con movilizaciones y hasta un paro general si Pablo es detenido.

El viernes pasado, el fiscal Sebastián Scalera pidió la detención de Pablo Moyano en la llamada Causa Independiente por considerarlo parte de una asociación ilícita. Recordemos que la causa en que se investiga una asociación ilícita,  están imputados Hugo Moyano y su hijo PabloLa Asociación está encabezada por el barrabrava de Independiente Pablo “Bebote” Álvarez, que habría defraudado en millones de pesos al club de Avellaneda. Inicialmente, la imputación la formuló la Unidad Fiscal de Investigaciones ante el juez de garantías de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, en marzo de este año. El fraude se habría realizado, entre otras maniobras, a través de una mesa de dinero que habría recibido dinero de Pablo Moyano.

El asunto no es político ni gremial, es delictivo. Se trata de delitos comunes investigados por la justicia. Hugo Moyano está sospechado de lavado de dinero, por los negocios entre el gremio y sus empresas y por desvíos en la obra social de Camioneros. El universo de causas judiciales que afronta el líder sindical es diverso pero tienen algo en común: su familia. En todas las causas se investiga el circuito de fondos entre el Gremio y el grupo empresarial que tiene como accionistas y directivos a su esposa, sus hijos, sus hijastras, entre otros.

Pablo Moyano está imputado por presunta Asociación ilícita y de ser procesado, el juez Vitale podría dictarle prisión preventiva, como solicita el fiscal Scalera.

El poder de los Moyano es enorme y nadie lo ignora.  El juez se ve presionado por este poder y por las amenazas de utilizar al sindicato de camioneros como una fuerza de choque. Algo inadmisible en un Estado de Derecho.  Pero estamos en Argentina, donde los fueros legislativos sirven de escudo para eludir el brazo de la justicia, donde una Hebe de Bonafini se niega a declarar y amenaza a la Justicia, donde el código penal no rige para los poderosos; donde la impunidad ha facilitado el más grande saqueo de fondos públicos en la historia del planeta. Y donde los ciudadanos, con una carga fiscal insoportable, advierten que a justicia no es igual para todos.  Hay los que tienen coronitas y los entenados.

spot_img

Notas Relacionadas

spot_imgspot_img